SANTIAGO (ABC).- El hallazgo de partidas de pez panga infectadas de cólera y listeria en os supermercados de Vigo en el pasado verano finalizará con una visita de un equipo técnico de la Unión Europea a Vietnam en la que las autoridades comunitarias pretenden conocer de primera mano las condiciones de trabajo y el estándar de calidad de la acuicultura de este país oriental, cuyas exportaciones acuícolas han vetado, entre otros, los EE.UU.

Aunque anteriormente se había expresado la imposibilidad de acceder a la zona para realizar el examen por parte de la UE, la comisaria Androula Vassiliou confirmaba la inspección -en respuesta a un pregunta del eurodiputado Andrés Varela, del PP- tras conocer los datos del gobierno de España sobre lo ocurrido en Galicia. Vassiliou también comprometió que la dirección general de Salud y Consumidores y la Oficina Alimentaria «controlarán cuidadosamente que los productos pesqueros vietnamitas destinados a su exportación a la UE respetan la legislación de la UE».

El hallazgo de las partidas irregulares en varios supermercados vigueses causó alarma en Galicia y motivó que el PP recondujese hasta Bruselas sus pesquisas tras las sucesivas respuestas de Xunta y gobierno central. La presencia del pez panga -criado en cautividad en el Río Mekong-, en el menú de los centros escolares fue uno de los focos de mayor preocupación, así como las denuncias de los armadores de los métodos de los productores vietnamitas. La conselleira de Educación, María José Rubio, constataba en octubre que el pez no se había retirado de los menús, defendía que «no todas las cepas de cólera y listeria son patógenas» y blandía los resultados negativos de los análisis efectuados por la administración gallega.

La UE ha decidido extremar la precaución en las importaciones de panga después de que el Ministerio de Sanidad hiciese llegar a la comisaria un informe en el que negaba haber encontrado resultados irregulares en los análisis de los servicios de Inspección Fronteriza de la Subdirección de Sanidad Exterior. Sanidad también defendía ante la Comisión que los agentes detectados en las partidas de Vigo no ponían en riesgo la salud humana.

La comisaria desveló incluso que, tras el hallazgo, «la autoridad competente española no consideró necesario tomar medidas específicas, sino que decidió proceder a otros controles de envíos de productos alimenticios de terceros países, en particular productos de acuicultura».
El eurodiputado del PP Daniel Varela celebró que Bruselas haya tomado cartas en el asuntos tras meses de «desinformación» por parte de Xunta, gobierno central y Comisión Europea. También consideró «una tomadura de pelo» los controles a las importaciones de los países de la Unión.

Fuente: http://www.abc.es