MACHALA (El Comercio).- Los  productores de camarón de El Oro prueban un dispositivo que aumenta el oxígeno en el agua de las piscinas de cría del marisco.

Se trata del aireador de paleta, un artilugio que en otros países se utiliza extensivamente en las piscinas. Se lo prueba, por ejemplo, en Tumbes, en el norte peruano. Allí se usa en las camaroneras a lo largo de la línea costera.
 
El dispositivo se arma fácilmente, como si se tratase de piezas de lego. Se compone de un juego de paletas elaboradas de una aleación plástica, ligera y resistente. Estas giran en torno a un eje  impulsado por un motor a diésel. Para asegurar su flotabilidad y estabilidad, el dispositivo descansa en una serie de boyas.

En El Oro, el aparato lo importa la firma Crupesa, desde diciembre pasado. Se han vendido 15 unidades, indicó el jefe de Ventas, Dimitri Bersoza. Los productores están interesados en él, porque  mejora el rendimiento de las camaroneras, dijo.

“El dispositivo optimiza la producción, porque hay más camarones en las piscinas”, aseguró Zhiping Wan, propietario de 230 hectáreas de camaroneras Él  lo usa desde   hace dos años.
   
Al remover constantemente el agua con las paletas, el aireador inyecta más oxígeno a las piscinas. “El oxígeno en concentraciones óptimas mejora la digestión del animal y engorda”, explicó el ingeniero acuicultor Einert Solano, técnico de Crupesa.
 
Los aireadores también mejoran la calidad del agua al hacer que recircule. Esto impide la muerte de los camarones. En el cultivo convencional  se cosechan entre 1 500 y 2 000 libras de camarón por hectárea, con un peso de 18 gramos.

Con los aireadores se cosechan entre 3 500 y 4 000 libras por hectárea y con un peso promedio de 20 gramos por animal”, dijo Solano. Agregó que en algunas camaroneras  se constató  un rendimiento superior de hasta 4 500 libras por hectárea.

El aireador se promueve como una tecnología que evita el barbeo, que se produce cuando  “el animal sale a la superficie para obtener más oxígeno, se estresa y muere, indicó Solano.

El grupo camaronero Falosa, que posee 200 hectáreas de piscinas en las afueras de Machala, utiliza el instrumento. Empezó con aireadores de 10 paletas y ahora prueba con los de 20. “Podemos sembrar  más camarones. De 80 000 animales por hectárea subimos a 120 000”, detalló Alexander Loayza, miembro del grupo camaronero.
   
Solano explicó que en las piscinas que usan el método convencional de oxigenación,  mediante el recambio constante del agua, la tasa de supervivencia del animal es de 40 y 50%. “Con la aireación sube hasta  65%”. Según Loayza, la supervivencia de los camarones en sus piscinas subió un 10%.
 
La tecnología de los aireadores no es nueva, aunque en el país el uso es limitado. Bersoza recordó que los primeros dispositivos introducidos en el país hace dos años eran de 10 paletas y el motor funcionaba con electricidad, por lo cual eran más costosos.

Estos evolucionaron: “Ahora se pueden adquirir aireadores de 13 y 20 paletas, que abarcan más áreas de piscinas y el motor funciona con diésel, que resulta más económico”.
 
Un aireador de 13 paletas abarca  entre tres y cuatro hectáreas de camarón y uno de 20 paletas alcanza para más: cinco y seis hectáreas. El motor consume un galón de diésel por cada cuatro horas de funcionamiento.

Fuente: http://www.elcomercio.com