Por: Sergio Jara Roman
Invertia

SANTIAGO.- En marzo de 2008 el doctor chileno experto en microbiología de la escuela de Ciencias de la Salud del New York Medical College, Felipe Cabello, fue la principal fuente del periódico norteamericano New York Times, para elaborar un reportaje denominado "El virus del salmón pone en tela de juicio el método pesquero chileno".

El artículo causó de inmediato una gran polémica en el país, pues denunciaba el abuso de antibióticos, problemas sanitarios y de contaminación ambiental en la industria. Incluso, por esos días la cadena norteamericana de supermercados Safeway, suspendió transitoriamente sus importunaciones del producto nacional.

SalmonChile y su presidente, César Barros, acusaron al periódico norteamericano y al doctor Cabello de hacerle un gran daño al país y a la industria. Por esos días, hubo una guerra de declaraciones cruzadas. Sin embargo, el doctor chileno decidió callar y resguardarse en su tranquila oficina de Nueva York.

A casi un año del reportaje que causara el revuelo y que justamente coincidiera con la crisis del virus ISA, Felipe Cabello, desde Estados Unidos, accedió a conversar con Terra.cl sobre los graves problemas sanitarios de la industria, la misma que hoy vive la peor crisis de su historia.

¿Existen pruebas actuales que establezcan de forma certera un abuso en el uso de antibióticos por parte de la industria salmonera en Chile?

Esa es una pregunta un poco compleja, porque debido a la falta de regulación, en Chile no hay controles de los antibióticos que se usan en medicina veterinaria. Sin embargo, Sernapesca, hace aproximadamente cinco años atrás, encargó un estudio a la Universidad Austral el cual fue publicado. En él, a pesar que la información fue incompleta, está claro que en la industria existe un uso excesivo de antibióticos.

Ya han pasado cinco años sin embargo...

Han pasado cinco años, pero yo creo que la situación sanitaria de la acuicultura ha empeorado. Si antes usaban excesivamente, indudablemente que ahora usan bastante más. Además, hay cifras y datos que ha recopilado Humberto Dolz de la Universidad sobre el uso de antibióticos en la medicina veterinaria y en la acuicultura en Chile.

El punto importante es que a diferencia de Noruega, que tiene un control totalmente estricto del uso de antibióticos en veterinaria y en acuicultura, en Chile no existe.

Eso tiene que ver con la evaluación de los organismos encargado de fiscalizar...

Lo que puedo decir al respecto es que tiene que existir alguna entidad en Chile que controle el uso de los antibióticos en medicina veterinaria y en acuicultura, porque de acuerdo a los mismos trabajos del doctor Humberto Dolz, el uso de antibióticos en medicina humana en Chile sí está muy bien controlado.

Eso lo controla el ISP. El uso veterinario lo debería hacer el Sernapesca o el SAG...

O sea, no hay regulación, no es que esté descontrolado, sino más bien es que no existe una regulación que permita decir a ciencia cierta 'esta es la cantidad de antibióticos que se usan en veterinaria hoy día'.

En ese sentido, ¿la industria se ha visto beneficiada por esta desregulación?

Bueno, hasta cierto punto se ha visto beneficiada porque no se le ha controlado el uso de antibióticos, si es que se puede tomar eso como un beneficio. Pero indudablemente, esa falta de control del uso de antibióticos, ha sido en parte responsable de los problemas sanitarios que ahora están experimentando.

A su juicio, ¿por qué en Chile está tan poco regulado esto?

No lo sé. Si sigues la historia en Chile de los antibióticos para uso de medicina humana, te vas a dar cuenta que recién se regularon en 1998, de tal manera que pasaron casi 50 años desde su introducción. Ahora, por qué no se regulan en medicina veterinaria, realmente no te podría decir.

Quizás con la crisis se comience a regular...

En todas partes del mundo se regulan. Para mi Noruega es el ejemplo más claro de la eficiencia del Estado en regular el uso de antibióticos en la salmonicultura. Esa regulación, cualquiera lo sabe, ha sido tremendamente beneficiosa para la industria del salmón de ese país.

Siendo Chile su principal competencia, ¿por qué no se han aplicado esas buenas prácticas?

Eso yo no lo puedo responder.

¿De qué forma afecta el sobre uso de antibióticos en los peces? ¿Cuáles son los efectos en el ser humano de esto?

En este momento, entre los profesionales que tratan estos problemas, existe el concepto que hay una crisis debido a la aparición de bacterias resistentes a los antibióticos. Entonces, se están buscando maneras de restringir el uso de antibióticos, y se ha hecho ya, incluso en Chile en medicina humana. Pero, a través de estudios se ha llegado a la conclusión que el uso de antibióticos en la medicina veterinaria, incluyendo la acuicultura, también es pernicioso para la salud humana porque existe un pasaje de bacterias resistentes y de información genética desde las bacterias del ambiente marino a las patógenas de los animales terrestres y patógenas humanas.

¿Eso se ha comprobado?

En Europa y en Estado Unidos se ha comprobado claramente que el uso de antibióticos en la crianza de pollos, cerdos de ganado vacuno, y en la acuicultura afecta a la larga la resistencia de los patógenos que producen enfermedades humanas.

Esto se ve extendido entonces al tema de los salmones entonces...

Bueno, yo no sólo hablaría del tema de los salmones, sino que lo haría en más en general porque también está en este mismo problema la acuicultura del camarón. O sea, en cualquier actividad industrial de crianza de animales para consumo humano en que tú uses antibióticos excesivamente, van a haber repercusiones negativas para la salud humana.

¿Usted ha presenciado casos de personas que se hayan visto afectadas en su salud por esto?

Bueno, eso es muy difícil, justamente porque no sabes qué gente está ingiriendo antibióticos. Es decir, cómo lo vas a saber si el alimento no ha sido ensayado por antibióticos.

¿Esto también afecta el medio ambiente marino?

Por su puesto. Se han hecho estudios en Noruega que han demostrado que los peces silvestres y los mariscos, alrededor de los recintos de acuicultura, también se contaminan con antibióticos. Nosotros hicimos un estudio en Cochamó mediante el cual se demostró que peces alrededor de los recintos de acuicultura, tenían alimento de salmones en sus intestinos y algunos de ellos tenían residuos de antibióticos en su carne.

¿Esos peces se contaminan entonces por los alimentos que se les dan a los salmones en sus jaulas?

Claro, y además ahí tú también estás generando resistencia a antibióticos en el ambiente marino. Se ha probado que esa resistencia, puede pasarse a patógenos humanos.

¿Cuáles son las medidas que deben adoptarse para evitar esto?

Hay una serie de medidas sanitarias que tienen que aplicarse. Las enfermedades infecciosas tiene más de cien años de vida, de tal manera que tanto en medicina humana como en veterinaria, están muy claras las medidas que deben adoptarse para evitar la aparición de infecciones y su diseminación en las poblaciones.

¿Cuál es la relación del virus ISA con el sobre uso de antibióticos?

Tanto en medicina humana como en la veterinaria, los antibióticos son totalmente inefectivos contra los virus. El problema es que cuando tú no tienes condiciones sanitarias adecuadas, aparecen infecciones y éstas se diseminan rápidamente. Si uno mira la historia, se dará cuenta que antes de que apareciera el virus ISA, estaba el parásito Cáligus que también se diseminó y habían otras enfermedades bacterianas que también se estaban diseminando, o sea las limitaciones sanitarias de la industria hacen que no sólo aparezcan infecciones virales, sino que también parasitarias y por supuesto, bacterianas. Entonces, no es raro que haya un excesivo uso de antibióticos.

Entonces el uso excesivo uso de antibióticos ayudó a generar las condiciones para que apareciera el virus ISA.

Por supuesto, claro, pero está relacionado de forma indirecta, no es de una relación de causa efecto. Es decir, las limitaciones sanitarias facilitan la aparición de infecciones.

¿Cómo ve la proyección de la industria de la salmonicultura en los próximos años?

Yo soy un microbiólogo experto en el uso de antibióticos y en la resistencia y algo entiendo también de los aspectos sanitarios de estas infecciones. A mi modo de ver, hay un ejemplo en el mundo que es extraordinariamente exitoso en controlar las infecciones en la salmonicultura y esa es la experiencia de Noruega. Esa experiencia, se basa en que el gobierno de ese país y las instituciones encargadas de la salud de peces, saben inmediatamente la cantidad de antibióticos que se está usando diariamente y en qué regiones se usan, de tal manera que existe un control. Esa es la solución, no hay ninguna otra.

¿Entonces acá ya no sólo queda la autorregulación, sino que el gobierno también debe fiscalizar con mayor fuerza?

Claro, por supuesto. La experiencia de Noruega para mi es clara. O sea, es irrebatible el beneficio que ha significada para la salud pública humana y para la salud de la industria.

Usted el 3 de julio de 2008 mandó una carta a la Cámara en la que dejaba clara su intervención en el primer reportaje de NY Times. ¿Por qué envió esa carta?

Bueno, me pareció que quedaba en el aire la sensación, como había habido una retracción de una parte del artículo, también había existido una retracción de los conceptos acerca del excesivo uso de antibióticos en la industria, lo cual no era cierto.

¿Recibió respuesta de la autoridad política?

Por supuesto que no. Los técnicos, cuando hacen este tipo de cosas, no esperan respuesta, porque en realidad lo que se hace es informar a las autoridades que tienen la posibilidad de introducir las modificaciones para que este tipo de prácticas no continúen.

En ese sentido, ¿ha visto usted que en este periodo se introduzcan modificaciones serias?

La única modificación valedera que uno puede hacer, es introducir en Chile la tecnología del control del uso de antibióticos en veterinaria que tiene el gobierno Noruego y otros países europeos.

¿Qué le parece la reacción de la industria, en particular la de César Barros (SalmonChile), una vez que se dieron a conocer los reportajes de NY Times?

En ese tipo de cosas en realidad prefiero no opinar. Yo creo que los hechos son los hechos y la gente tiene la educación suficiente como para analizarlos de manera clara.