A ILLA (El Faro de Vigo).- Las instalaciones de la hatchery de Punta Quilma, en A Illa de Arousa, han levantado el interés de varias empresas dedicadas a la producción de semilla de almeja y a la investigación en el mundo de la acuicultura para utilizarlas en el futuro. Las expectativas que están levantando las instalaciones en los últimos meses hacen que el optimismo de alquilar la nave de Punta Quilma cunda en el seno de la Cofradía de A Illa, cuyo patrón mayor, Benigno Chaves, reconocía ayer que "estamos abiertos a que cualquiera de estos proyectos pueda desarrollarse aquí".

Reconoce Chaves que la mayor parte de las empresas que se han interesado por la hatchery de Punta Quilma "están formadas por biólogos que quieren desarrollar una serie de proyectos de cría de almeja, algo que para nosotros es muy positivo".

Desde su cierre, hace ya más de dos años, la cofradía continúa manteniendo las instalaciones para evitar que se deterioren. Sin embargo, ponerla en marcha supone acometer una importante remodelación para que se encuentre en condiciones óptimas para su funcionamiento. Una de las cuestiones que más valora el patrón mayor es el apoyo de la Consellería de Pesca a la hora de ceder las instalaciones a una empresa externa. No en vano, además de respaldar proyectos vinculados a la cría de almeja en la ría de Arousa, la Consellería amplió el pasado año la concesión de las instalaciones a la Cofradía de A Illa, ya que estaba a punto de expirar.

La Cofradía de A Illa decidió cerrar las instalaciones de la hatchery al no haber alcanzado las cifras de producción de cría de almeja que se estimaba para sus playas. Además, los costes del mantenimiento de las instalaciones y del personal eran muy altos para el beneficio que ofrecían, optando por buscar la posibilidad de alquilarla a una empresa privada.

Además de la hatchery, la cofradía también se encarga del mantenimiento de la antigua lonja, la cual se encuentra en un estado ruinoso. De hecho, el temporal se llevó por delante parte del tejado y otra parte se encuentra amarrada por cables para que no acabe desapareciendo. El pósito mantiene con Portos de Galicia una dura disputa sobre la titularidad de la antigua lonja, la cual se resolverá en los juzgados.

Desde la Cofradía se argumenta que las instalaciones están asentadas sobre terrenos cedidos por el Concello y que la nave fue construida con la aportación de los marineros, mientras Portos esgrime que se encuentra en terrenos portuarios. De todas formas, el destino de la lonja vieja es acabar bajo las máquinas que construyen el vial de acceso directo al muelle de O Xufre.

Fuente: http://www.farodevigo.es