Los productores de ostras en la costa norte de NSW han sufrido un doble golpe, debido a las inundaciones y a que un virus afecta a sus cultivos.

La NSW Food Authority cerró el río Kalang en Urunga en agosto mientras que se evaluaba la presencia del norovirus, el cual causa gastroenteritis en los humanos.

Se creía que la presencia del virus era consecuencia de la descarga de aguas servidas.

Ahora la crecida de los ríos ha impactado en los criaderos de las ostras, causando un daño estimado de cientos de miles de dólares.

El productor John Lindsay informó que no han prevenido cosechando las ostras que ya estaban lista para las ventas.

“Pero al menos las tenemos” dijo Lindsay. “Ahora no solo hemos perdido las ostras maduras que fuimos incapaces de cosechar, también hemos perdido las ostras jóvenes.”

Por su parte John Williams, presidente del Working Group, que incluye representantes de seis autoridades gubernamentales, el Bellingen Council y Kalang River Oyster Growers, no cree que el grupo pueda resolver el problema del norovirus.

Fuente: SMH