El proyecto financiado por el USAID, Sustainable Environmental Management Mariculture Activities (SEMMA) incluye aspectos de conservación ambiental alivio a la pobreza y fortalecer los planes de los productores de algas marinas.

El proyecto se inició en la villa Mikocheni en la región Tanga, en un esfuerzo para resolver algunos de los problemas que afecta el desarrollo del cultivo de algas marinas.

De acuerdo con el proyecto, existen 525 productores de algas marinas en 25 villas en la región, de los cuales el 80% son mujeres. Los productores tienen un ingreso promedio de US$ 470 por año.

El proyecto SEMMA moviliza recursos para la compra de equipos para el cultivo. De acuerdo con los gestores del proyecto, el modelo de cultivo se inicia como piloto proyecto en la villa ha probado que es posible para los productores para incrementar sus propios ingresos y la gestión exitosa del cultivo.

El cultivo de algas marinas es una de las actividades financiadas por el proyecto de USAID, tiene como objetivo conservar el ecosistema marino a lo largo de la línea costera de Tanzania, a través del desarrollo de empresas sustentables.

Otras actividades incluyen el cultivo de cangrejos en jaulas y la piscicultura del milkfish.

Fuente: The Citizen