JUNÍN DE LOS ANDES (La Mañana Neuquén).- Con la participación de profesionales del Laboratorio de Ictiopatología del Centro de Ecología Aplicada del Neuquén (CEAN) de esta localidad, se realizó a fines del año pasado la última campaña del Plan Sanitario de Salmónidos en el Embalse Alicurá sobre el río Limay.

La producción acuícola del país está fuertemente concentrada en este lugar, donde se desarrolla la cría intensiva de trucha arco iris en sistemas de balsas-jaula.

Existen en el embalse ocho empresas en actividad, cuyas producciones han alcanzado las 1.600 toneladas para 2007 y que están básicamente destinadas al consumo interno y la exportación a Estados Unidos.

Frente a la necesidad de abordar nuevos mercados, surge la obligación de establecer el Estado Sanitario del Embalse Alicurá, según los protocolos establecidos por la Oficina Internacional de Epizootias (OIE), que se encarga de categorizar las enfermedades de los organismos acuáticos y establece los procedimientos para su detección y control.

El muestreo del plan sanitario se realiza siguiendo estos procedimientos con la finalidad de establecer el estatus sanitario del embalse.

Se estudian 7 enfermedades de Salmónidos que son consideradas de “Declaración Obligatoria” y/o “Importancia Económica”.

Este plan es coordinado por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, en conjunto con el Senasa y cuenta además con la participación de técnicos de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas.

El objetivo es la determinación del Estado Sanitario de los salmónidos del Embalse Alicurá.

Enfermedades

Las enfermedades de los peces causan diversas problemáticas en diferentes etapas de producción, representando importantes pérdidas económicas.

Distintas enfermedades bacterianas, parasitológicas y fúngicas son estudiadas en el Laboratorio de Ictiopatología del CEAN, ubicado en el paraje San Cabao, a pocos kilómetros de Junín de los Andes, desde el cual se brinda una permanente asistencia técnica a productores del embalse.

Desde que el plan comenzó a ejecutarse en el año 2006, se realizaron nueve campañas donde se obtuvieron muestras de peces de criadero y silvestres, que fueron posteriormente analizadas en la Dirección de Laboratorios del Senasa mediante técnicas de histopatología.

Asimismo, este plan contempló la capacitación de técnicos de los organismos involucrados en los diagnósticos utilizados y la realización de cursos de capacitación para incrementar la masa crítica de profesionales y técnicos especializados en el tema.

El informe final con los resultados definitivos será evaluado por la OIE, que determinará finalmente el estatus sanitario del embalse.

La certificación sanitaria del embalse valoriza la producción local y permite acceder a los mercados más exigentes, como la Unión Europea y Japón.

De este modo los resultados del Plan Sanitario serán un estímulo para el crecimiento del sector acuícola.

Fuente: http://www.lmneuquen.com.ar/