Mientras trabajaba en su doctorado, Anette Bauer Ellingsen descubrió vibrios  (Vibrio cholerae, V. parahaemolyticus and V. vulnificus) que tienen el potencial de causar enfermedades, en los alimentos de origen acuático y en las aguas costeras.

Bauer estudio la ocurrencia de potenciales vibrios patogénicos en Noruega. Estas especies incluyen a la bacteria del cólera (V. cholerae) y especies menos conocidas como V. parahaemolyticus y V. vulnificus. Todas estas especies pueden causar enfermedades en las personas que consumen alimentos de origen acuático ligeramente cocidos.

En Japón, V. parahaemolyticus es una de las causas mas comunes de envenenamiento por alimentos, debido a la predilección de los japoneses por el sushi. En EEUU, el envenenamiento causado por esta bacteria esta principalmente asociado al consumo de ostras. V. vulnificus también esta asociado con el consumo de ostras, y esta bacteria causa el mayor número de muertes por envenenamiento de los alimentos de origen acuáticos en EEUU.

La presencia de estas bacterias era desconocida en Noruega,  y esta es la primera vez que V. cholerae y V. vulnificus han sido aislados del ambiente noruego. Los tres vibrios han sido identificados en mejillones noruegos (100 bacterias/gr) y en el agua de mar (hasta 30 000/lt) durante el curso del estudio. La presencia de las bacterias era mas fácil de registrar cuando la temperatura del agua superaba los 20 oC.

Formas “peligrosas” y “no peligrosas”

Es importante enfatizar que existen grandes diferencias entre la patogenecidad dentro de las especies. V. cholerae y V. parahaemolyticus tienen variantes “peligrosas” y “benignas”, de acuerdo con las toxinas que producen. Se asume que V. vulnificus son igual de peligrosos, particularmente en personas enfermas con diabetes o hepatitis, y para las personas con inmunidad débil.

Parte del trabajo de Bauer fue investigar si las variantes “peligrosas” de V. cholerae y V. parahaemolyticus se presentan en Noruega. Ninguna de las variantes de V. cholerae que producen la toxina del cólera fueron halladas entre las muestras de Noruega. Sin embargo, Bauer descubrió que la bacteria V. parahaemolyticus produce una toxina capaz de causar la diarrea.

El estudio mostró que el peligro de envenenamiento que poseen los vibrios en los productos alimenticios noruegos es extremadamente pequeño. No obstante, la toxina producida por V. parahaemolyticus demostró que se debe ser cuidadoso en consumir alimentos de origen acuático ligeramente cocidos, como por ejemplo las ostras.

Anette Bauer Ellingsen B. Sc. Defendio su tesis titulada: "Vibrio parahaemolyticus, V. cholerae and V. vulnificus in Norway, with special attention to V. parahaemolyticus", el 22 de diciembre del 2008, en la Norwegian School of Veterinary Science.

Fuente: The Fish Site