(La Jornada Aguascalientes).- Según el estudio que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) hizo en el área piscícola de Pabellón de Hidalgo, en Aguascalientes no se encontraron agentes infecciosos que afecten la salud del hombre, y esta área tiene un ambiente propicio para el cultivo de peces, a diferencia de otros estados.

El Gobierno Federal a través de la Comisión Nacional de Pesca, financió un proyecto para hacer un estudio que permitiera conocer las condiciones de sanidad y al mismo tiempo encaminar hacia un rumbo más determinado las condiciones de siembra de los peces en el estado.

Este trabajo está coordinado por Fernando Jiménez Guzmán, doctor en ciencias biológicas por la Universidad Nacional Autónoma de México y catedrático de la Universidad de Nuevo Léon, quien se ha especializado en las cuestiones de sanidad acuícola.

Manuel Reed Segovia, delegado de la SAGARPA en Aguascalientes, ha venido a más por varias razones, una de ellas es que le ha dado opciones de autoempleo a personas de la zona rural, además de que se reutiliza un recurso tan escaso en el estado como es el agua.

“Las innovaciones tecnológicas que se han incluido en el ámbito de la acuacultura, permiten producir grandes cantidades de organismos en un espacio reducido y con grandes densidades que, incluso se ha visto, apoyan no sólo a gente de la zona rural, sino que también podrá ser una opción para los migrantes que ya no tienen previsto regresar a Estados Unidos”.

Estos estudios de sanidad se realizan con la finalidad de fortalecer esta actividad y que se generen mayores recursos para quienes son los beneficiarios. Este es uno de los objetivos principales del estudio realizado en Aguascalientes. “La idea ahora es convencer a los productores locales de que éste es un buen negocio para que ellos mismos presenten proyectos para los que se gestione la asignación de recursos”.

Como parte de las conclusiones, el especialista detectó que el ambiente cuenta con condiciones idóneas para el desarrollo de especies como la tilapia, que es la que se explota en el centro de Pabellón de Hidalgo, además del bagre y la lobina, que también se cultivan en algunas zonas de la ciudad, a través de granjas.

Lo anterior “a diferencia de otros estados como Sinaloa, donde sí hay problemas de sanidad con los peces, que incluso causan repercusiones a la salud de las personas”.

En un estanque de diez metros de diámetro se pueden sacar tres toneladas de peces, en un período de entre siete y ocho meses, lo cual representa una entrada de dinero considerable con la explotación de poco espacio.

Aunque la inversión inicial es fuerte a través de la CONAPESCA, existen financiamientos a fondo perdido que se dan precisamente con la intención de que sean las personas de la zona rural, desempleadas, quienes encuentren una entrada de dinero sin tener que invertir en el comienzo del proyecto y que estas propuestas proliferen.

“La SAGARPA incluso está pensando ya en impulsar nuevas técnicas de cultivo como el camarón, que ya se puede hacer aquí. Se puede producir una tonelada, en mil metros cuadrados, en 20 semanas”.

Este año la SAGARPA cuenta con un presupuesto de tres millones y medio de recursos federales para el financiamiento de granjas para cultivo de peces; la recepción de estos proyectos tiene como plazo el próximo 15 de abril y, mientras tanto, la secretaría está haciendo labor de convencimiento con los posibles productores locales.

Fuente: http://lajornadaaguascalientes.com.mx/