HUELVA (Europa Press).-  Investigadores del centro de investigación acuícola del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (IFAPA) 'Agua del Pino' de Cartaya (Huelva) han detectado, mediante distintos trabajos de experimentación, una tecnología eficiente para el cultivo integral de especies de peces planos con alto potencial en el mercado como el parracho y la acedía, y moluscos, como la almeja fina.

Según explicó la Junta en una nota, respecto a los peces planos, el centro onubense está llevando a cabo trabajos de cría de parracho y acedía, lo que supone un gran avance en el panorama acuícola nacional y una ampliación del número de especies que en la actualidad se producen en cautividad, aún muy reducida.

Este logro ha favorecido la apertura de innovadoras líneas de investigación en IFAPA 'Agua del Pino' como son el desarrollo de herramientas genéticas para el control de los cultivos, el estudio de las alteraciones patológicas de los peces y el análisis de la nutrición de distintas especies acuícolas.

Además, el centro 'Agua del Pino' tiene entre sus objetivos realizar "una importante labor" de fomento de los cultivos bivalvos --longuerón, concha fina, almeja fina, coquina-- en la provincia de Huelva con el fin de conseguir que resurjan las expectativas de producción de estas especies en la zona.

En esta misma línea, también se están llevando a cabo estudios relacionados con la cría en cautividad del choco --molusco cefalópodo y especie emblemática en Huelva-- así como del pulpo, de interés acuícola en el territorio nacional. Ambos proyectos tienen como objetivo prioritario la formulación de dietas artificiales que posibiliten el cultivo rentable de todas las fases de vida de estos moluscos.

Respecto a los crustáceos, la última incorporación ha sido la del centollo, especie muy apreciada en los mercados y cuya reproducción y cría larvaria se ha conseguido por primera vez en Andalucía, fruto de la labor de investigación desarrollada por los expertos del IFAPA 'Agua del Pino'.

En la actualidad, los investigadores del centro trabajan en torno a esta especie para solucionar los problemas observados hasta el momento en el desarrollo de los ejemplares de centollo conseguidos y en el diseño de dietas artificiales para su crecimiento.