ROMA (Agencias).- América Latina y el Caribe es la región del mundo que presenta la mayor tasa de crecimiento en su producción acuícola, señala el la última edición del El Estado Mundial de la Pesca y la Acuicultura 2008 (SOFIA), difundido ayer por la FAO.

El crecimiento medio anual de la acuicultura en la Región fue de 22 % para el periodo 1970-2006, mientras que el promedio mundial fue de 8,8 %, lo que tiene una enorme importancia dado que –según el SOFIA- es probable que ya se haya alcanzado el máximo potencial de los océanos mundiales en cuanto a producción procedente de los recursos marinos naturales, por lo que el crecimiento futuro de la producción deberá proceder de la acuicultura.

Si bien Asia contribuye con el 90% de la producción global de productos acuícolas, la superficie disponible para la expansión del sector se ha agotado prácticamente, en tanto que en América Latina y El Caribe se cuenta con el mayor potencial en términos de superficie disponible para el crecimiento de la actividad.

“La acuicultura es el sector de la producción de alimentos de origen animal con un crecimiento más rápido y, por primera vez, puede suministrar la mitad de todo el pescado consumido en el mundo”, señaló el Oficial Principal de Pesca y Acuicultura de la Oficina Regional de la FAO, Jorge González de la Rocha, destacando su aporte a la seguridad alimentaria de América Latina y el Caribe.

Chile y Perú, principales productores de la Región

Chile es el segundo productor mundial de salmón cultivado, representa 31 % de la producción mundial. Además, es el séptimo productor mundial de pescado para consumo humano, con un crecimiento de 9,8 %  en su volumen de producción desde 2004 a 2006. En el último decenio, en América Latina y el Caribe los salmónidos han superado a los camarones como el grupo de especies más producido, como resultado del rápido crecimiento de la producción de salmón en Chile.

Perú, por su parte,  es uno de los tres principales productores de pesca de captura en el mundo, responde por 7 millones de toneladas, mientras que Chile alcanza las 4,2 millones de toneladas.

En cuanto a la Amazonía, el SOFIA señala que la mayor parte de las poblaciones de peces amazónicos (60 %) están sub-explotadas, mientras que el 30 % están sobre-explotadas o en recuperación.

“América Latina tiene un excedente de pescado, pero su población prefiere en general consumir la carne roja al pescado. Sin embargo, parece probable que este patrón de consumo se modifique lentamente, aumentando el consumo de pescado gracias al crecimiento de los canales de distribución y la preferencia creciente por alimentos saludables”, señaló al respecto Jorge González de la Rocha.

Según el SOFIA, en 2015 la población de América Latina podría consumir entre 1,0 y 1,2 millones de toneladas anuales de pescado más que en el año 2005, lo cual corresponde a un incremento de más del 20 %.