Un estudio reciente evaluó los efectos de las vacunas que inducen al autoinmunidad en el salmón de crianza, y encontró que problemas inherentes pueden tener un efecto significativo en la producción.

Mas de la mitad de salmón que se consume a nivel mundial es de crianza. La introducción de vacunas de aceite adyuvantes en la acuicultura de salmón es factible en la prevención de las enfermedades.

Las vacunas contienen aceite adyuvante como aceite mineral. Sin embargo, en los roedores, una sola inyección de aceite de hidrocarbono adyuvante induce el síndrome autoinmune sistémico (lupus), caracterizado por la auto-anticuerpos, glomerulonephritis inmuno complejo, y la artritis, indica un resumen de la investigación.

Según la Norwegian School of Veterinary Science, en el presente estudio, se examine si el salmón de crianza que recibió una vacuna de aceite adyuvante tiene el síndrome autoinmune similar a los roedores inyectados con aceite adyuvante. Suero y tejidos fueron recolectados de salmones del Atlántico vacunados y no vacunados y de salmones silvestres.

Los auto-anticuerpos (inmunofluorescencia, ELISA e inmunoprecipitación) y los niveles de IgM (ELISA) en el suero fueron medidos. Los riñones y el hígado fueron examinados para determinar la patología. Los auto-anticuerpos fueron comunes en los peces vacunados y en los no vacunados, y ellos reaccionaron con las células del salmón/Ags en adición a su reactividad con Ags de los mamíferos.

Los resultados del estudio mostraron que la trombosis y la inflamación granulomatosa en el hígado, y el complejo inmune glomerulonephritis fueron comunes en los peces vacunados. La autoinmunidad similar al modelo en ratones de lupus inducido por aceite adyuvante, es común en salmones del Atlántico de crianza vacunados. Esto podría tener un impacto significativo en la producción, enfermedades de etiología desconocida, y en las estrategias futuras de vacunas y crianza del salmón.

Fuente: The Fish Site