Los momentos de crisis, como el que se vive actualmente en el mundo financiero mundial y en la industria acuícola chilena en particular, son oportunidades para reestructurar las empresas y optimizar los costos en función de un trabajo más efectivo y eficiente.

La gestión ambiental y los compromisos adquiridos por las empresas pasan a ser un punto clave, pues generalmente cuentan con menos recursos, pero, por lo mismo, arriesgan mayores costos imprevistos, ya que aumenta la posibilidad de incurrir en incumplimientos de la normativa vigente y terminar en multas. Además del problema medioambiental consiguiente.

Para satisfacer esta necesidad de mantener un orden y control ambiental a bajo costo existen empresas con experiencia que pueden dar una solución a diversas industrias, como es el caso de GEQ Chile S.A. “Desde el momento en que GEQ Chile S.A. se formó, en su ADN estaba la idea de crear un instrumento de gestión ambiental que permita a las empresas administrar sus compromisos ambientales y productivos”, explica Raúl Arteaga, Director Ejecutivo de la sociedad. Fue así como nació Cero Multa®, un innovador servicio que externaliza la gestión y control ambiental de las empresas, permitiendo que sus ejecutivos conozcan en tiempo real cuál es su situación en cumplimiento ambiental y otros compromisos, por ejemplo.

Este servicio se hace operativo a través de la herramienta del mismo nombre, que es administrada mediante un software en plataforma Web, creado y desarrollado por GEQ Chile S.A. “Cero Multa® funciona bajo estrictas normas de seguridad para garantizar la confidencialidad de los clientes y su información, a través de un sitio Web seguro y con servidores propios”, explica José Luis García Huidobro, Gerente de Desarrollo de GEQ Chile S.A. “Este trabajo es complementado por la asistencia de un staff de profesionales con amplia experiencia, que apoya diariamente a la empresa cliente para mantener sus cumplimientos normativos en óptimas condiciones”, agrega. “Así se conforma un servicio innovador que permite a las empresas tener control sobre sus cumplimientos normativos y compromisos voluntarios ante la autoridad”, resume Arteaga. 

Respecto de los costos de este servicio, en GEQ Chile S.A. afirman que “los costos son menores si se comparan con la seguridad que brinda a la empresa tener controlado este tipo de preocupaciones que, además, los pueden exponer a importantes multas”. Porque con sus años de experiencia en la CONAMA y el seguimiento de proyectos incorporados al SEIA, Arteaga advierte que no se deben perder de vista los cambios normativos e institucionales que se avecinan en materia ambiental. “Éste es el tiempo para adoptar sistemas de gestión, que permitan a las empresas tener un mayor control de sus obligaciones ambientales y, al mismo tiempo, las preparen para enfrentar la nueva institucionalidad, particularmente la creación de la Superintendencia de Fiscalización Ambiental, a costos razonablemente apropiados para tiempos de crisis”, agrega.