A CORUÑA (El País).- Los productores de trucha, un sector en el que Galicia es líder con el 30% del mercado español, han dado la voz de alarma: la supervivencia de muchas de las piscifactorías de río está en juego. La Xunta ha comenzado a cobrarles el pago atrasado de varios años del canon de saneamiento. Lo consideran una tasa elevadísima en comparación con otros territorios donde ni siquiera existe. Las piscifactorías de trucha adeudan unos tres millones de euros.

La alerta surgió cuando, el pasado viernes, Augas de Galicia cobró a ocho de estas piscifactorías 533.670 euros por el canon de saneamiento del año 2005. Hace más de tres que el sector negocia con el departamento una revisión de ese gravamen sobre el consumo, y contaminación del agua. Y llegaron a un acuerdo a finales de 2008 para cambiar ese canon y rebajar su importe a partir del 1 de enero de este año.

El primer cobro de los atrasos "compromete la supervivencia de la acuicultura continental en Galicia", auguró Atrugal, asociación mayoritaria de productores de trucha. Sostiene que la deuda representa para algunas piscifactorías su facturación anual. "No es lógico que en un momento como éste", con una producción de trucha en descenso, "la amenaza a la viabilidad de la acuicultura continental sea la Administración", lamentó la presidenta de Atrugal, que recordó que la Medio Ambiente asumió que el canon, modificado a partir de 2009, era abusivo.

Fuente: http://www.elpais.com/