Por Sergio Jara Roman
SANTIAGO (Terra).- El próximo lunes 15 de marzo debería emanar el informe referente al uso de antibióticos en la industria salmonera, de la llamada Mesa del Salmón, instancia que creó el gobierno para solucionar la grave crisis que vive el sector producto de la turbulencia económica mundial y el virus ISA, entre otras problemáticas.

 

El plan de reducción de antibióticos en la industria debió haber sido anunciado a comienzos de diciembre de 2008, sin embargo, la instancia de gobierno, en la cual participan organizaciones como Fundación Terram, Oceana, WWF, Cenda, Ecocéanos, SalmónChile, Alavet, Anvet, FAO, Conatrasal y Fetrasal, entre otras, retrazó el informe hasta la segunda quincena de este mes.

En el texto que dará a conocer la Mesa del Salmón, dependiente del ministerio de Economía, se establecen diversas medidas que pretenden bajar progresivamente el uso de estos antibióticos en los tratamientos sanitarios de los salmones, pues muchos de ellos, según consigan estudios científicos, utilizados en exceso, se vuelven dañinos para la salud humana y el ecosistema.

“Se estima que el uso excesivo de antibióticos en salmonicultura -más de 200 toneladas de antibióticos al año- es uno de los problemas más graves que provoca esta actividad, tanto por los impactos ambientales que acarrea como por el riesgo que el abuso de estas substancias implica para la salud pública”, dice Oceana, fundación ambientalista que busca la regulación de estas materias.

Por lo mismo, el gobierno pretende bajar progresivamente su uso en el país. Se estima que en Noruega, el principal productor de salmón del mundo, los antibióticos se utilizan 300 veces menos que en Chile, por lo que las medidas que se adoptarán en el país, van en la línea de las que ya se utilizan en naciones como esta.

Entre las medidas que deberían estar en este informe, se encuentran las siguientes:

1- Se prohibirá el uso de antibióticos preventivos o profilácticos. Solamente se podrán utilizar antibióticos cuando existan enfermedades, es decir, como terapia.

2- Se definirá un límite para la densidad de salmones por jaula. Actualmente, el promedio es de 25 a 30 kilos de salmones por metro cúbico, lo cual se va a reducir a 12 kilos por metro cúbico.

3- Se desarrollará un sistema de información centralizado de cantidad, tipo y uso de antibióticos.

4. Se creará un plan de vacunas que reemplazará la utilización de algunos antibióticos.

Si bien el informe recoge varias de las propuestas presentadas por organizaciones como Oceana, Terram y la WWF, no se hace cargo en esta pasada de los antibióticos llamados quinolonas, los cuales sirven para combatir el Síndrome Ricketsial del Salmón (SRS), enfermedad que provoca múltiples pérdidas en la salmonicultura nacional.

Las quinolonas actualmente están prohibidos en Norteamérica y han sido mencionadas permanentemente en los reportajes-denuncia que ha hecho el periódico New York Times, donde advierte sobre el abuso de antibióticos en el país.

Las conclusiones de este informe y el anuncio de medidas regulatorias sanitarias, coinciden con la visita de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), agencia que prepara una inspección para este mes, emulando la que ya hizo en abril de 2008, mediante la cual concluyó que ni el gobierno ni las empresas del sector han avanzado lo suficiente en el mejoramiento de las condiciones sanitarias de la industria.

Además del plan de reducción de antibióticos, la Mesa del Salmón, instancia que coordina el cuestionado Felipe Sandoval, prepara otros informes en lo que se incluirán medidas para controlar el ingreso de ovas con salmón contaminadas con ISA, crear barrios sanitario y la realización de estudios sobre la capacidad de carga de los ecosistemas de la Patagonia.

Fuente: http://www.terra.cl