CARACAS (ABN).- El Instituto Socialista de la Pesca y la Acuicultura (Insopesca), junto al Ministerio del Poder Popular para el Ambiente, impulsa el Plan Nacional de Arrecifes Artificiales, con el fin de incrementar la producción de pescado en todas las costas venezolanas.

 

'Conformaremos unos santuarios de reproducción de diferentes especies marinas y esperamos que por cada 100 metros cúbicos de arrecifes artificiales se produzcan unos 500 kilos de pescado al año que revertirán el efecto que causa la pesca de arrastre, incrementando la producción y, por ende, disminuyendo los precios', sostuvo el presidente de Insopesca, Gilberto Giménez.

Como parte de la entrada en vigencia este viernes 13 de marzo, a las 12:00 de la noche, de la prohibición de la pesca industrial de arrastre en las aguas territoriales venezolanas, señaló que un alto porcentaje de embarcaciones dedicadas a esta actividad no se encuentran en condiciones de operar, por lo cual representan un riesgo para los tripulantes.

En este sentido, añadió que éstas serán desincorporadas y sometidas a hundimiento, con el fin de conformar arrecifes artificiales que permitirán la reproducción de la vida animal en las costas venezolanas.

Dijo que a esta labor se suma la puesta en marcha de plantas procesadoras de pescado que permitirán reducir hasta en 200% los precios actuales del alimento y lograr su distribución en las redes de comercialización de Mercados de Alimentos (Mercal) y la Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (Pdval).

Añadió que el plan está funcionando en contra del modelo de comercialización capitalista, el cual es altamente especulativo, por cuanto permite la actuación de intermediarios que venden el producto al pueblo a un costo exorbitante.

El funcionario expresó que el Estado está planteando una cadena de comercialización socialista que permita a los pescadores organizados arrimar su captura a las plantas y garantizar el acceso del producto a todos los venezolanos.

'De esta manera, los pescadores de manera consciente arriman a las plantas, éstas a su vez se conectan con las redes de distribución de alimentos que ha establecido el Gobierno Nacional, como Pdval y Mercal, y cuando comience a llegar el pescado a 200% más económico que en las pescaderías y supermercados se van a ver obligados a bajar los precios y darle acceso a las personas a comprar el alimento', explicó.

Sentenció: 'Esto es fundamental para empezar a resquebrajar esta cadena perversa de comercialización capitalista que, a través de la especulación, prohíbe que la gente tenga pescado en sus platos'.