Parece limo marrón y tiene el potencial para diseminarse a través de las aguas costeras de Escocia, afectando a la pesca y asfixiando a otras especies. El tunicado colonial es uno de las criaturas marinas no nativas que están invadiendo a Escocia.

 

El tunicado colonial es una especie de animal pequeño que no es nativo del Reino Unido. Este tiene pocos depredadores naturales, se reproducen rápidamente creando colonias que asfixian a otras formas de vida marina.

El tunicado ya ha causado problemas severos en Nueva Zelanda, Norteamérica y otras partes de Europa.

La Dra. Fiona Manson, asesor marino de Scottish Natural Heritage (SNH), advirtió: “Este puede tener un impacto económico debido a que crece en el equipamiento de las piscigranjas.”

“Este puede crecer en las granjas de mariscos e impedir la alimentación, y eventualmente puede causar la muerte de los organismos en cultivo.”

Otra especie extranjera que cruzo la frontera es el cangrejo mitón chino. Esta especie ya se ha diseminado desde el Thames hasta el noreste de Inglaterra. EL cangrejo también causa una serie de daños, debido a que se comen a los peces juveniles.

La lapa, originaria de Norteamérica, también es una especie invasora. Esta podría competir con las ostras y mejillones nativos.

Por otro lado, la ostra del Pacifico ya se cultiva en Escocia, pero hasta ahora las aguas frías han impedido que se reproduzca. Sin embargo, en el sur de Inglaterra esta especie ha empezado a crecer y competir con las especies de ostras y mejillones nativos.

Existen temores de que el cambio climático pueda generar modelos similares en Escocia. Los expertos de SNH indican que si estas especies arriban, será extremadamente difícil y costoso erradicarlas.

“Las cuatro especies ya se encuentran en Inglaterra, Wales e Irlanda, y el modelo indica que ellos podrán ser encontrados en el norte” destaco la Dra. Manson.

Fuente: Scotsman