(Nuestromar).- Un grupo de vecinos de Caleta Córdova que hace cuatro meses no trabaja en su oficio de maricultor en las playas de ese sector de Comodoro Rivadavia, se manifestó ayer frente a las oficinas de Termap en el barrio Cívico.

 

Fue para denunciar que existen nuevos derrames de petróleo que atentan contra su fuente laboral.

Lo que argumentan los maricultores que se manifestaron ayer en el centro de Comodoro Rivadavia es que “la empresa Termap sigue contaminando con hidrocarburos la costa de Caleta Córdova” y aseguran que esos derrames “agotan nuestra fuente de ingresos y no tenemos ninguna esperanza de poder volver a nuestro trabajo diario que era la recolección de mariscos y pesca artesanal”.

La protesta de ayer fue pacífica, al igual que la que realizaron antes en el mismo Caleta Córdova donde permanecieron con sus hijos esperando respuestas de las autoridades de la empresa, quienes no se hicieron presentes y los obligaron a movilizarse hasta el centro de Comodoro Rivadavia.

“Esta protesta pacífica tiene como objetivo informar a la comunidad y al mundo que esta empresa sigue operando en forma inescrupulosa sobre nuestras costas, contaminando y destruyendo el Medio Ambiente de familias argentinas que valoran y protegen este planeta”, subrayaron.

Nuevos derrames en Caleta

Dos voceras del grupo, Alejandra Opazo y Noelia Ríos, comentaron pormenores de su reclamo e indicaron que nadie se hace cargo de la situación y se puso en riesgo su trabajo, ya que el impacto en la zona supera los 20 kilómetros a la redonda y por eso la contaminación impacta sobre los mariscos, “que tardan 10 años en volver a reconstruirse”.

La solución es que capaciten gente para que no ocurran los derrames, –dijo Opazo– quien además comentó que ellos desarrollaban un proyecto productivo en la zona y que ahora están parados debido a esta situación. “Ahora no tenemos proyecto, pese a que nos capacitamos para trabajar”, sostuvo.

La gente damnificada comentó que el nuevo derrame, de noviembre del año pasado, impactó  en su trabajo. “Desde ese momento nos quedamos sin proyecto, sin playa y nadie se hace cargo”, subrayó una de las trabajadoras. Lo que cuestiona la gente es que fueron capacitados en maricultura, pero ahora llevan cuatro meses sin trabajar y la única opción de hacerlo es acercarse cada vez más a Camarones.

Opazo también denunció que siguen ocurriendo derrames y precisó que encontraron tres manchas más y que incluso hallaron un pingüino empetrolado que finalmente murió. “Vivimos ahí y sentimos el olor, cuando aparece una mancha de petróleo intentan taparla y nosotros sabemos cuál es la diferencia entre una mancha de petróleo y flora marina”, subrayó Noelia Ríos, quien indicó además que no están equivocados ya que así lo ratifican los estudios de la Prefectura Naval.

Los vecinos reclamaron además que no hay mantas absorbentes ni cordones de protección y cuestionan las explicaciones que les dio Termap respecto de que esas afloraciones son del derrame anterior. La gente pide una urgente solución porque “ya no tenemos ni siquiera una fuente de trabajo”, aseguraron.

Fuente: http://www.nuestromar.org/