ANCUD.- Las organizaciones de la sociedad civil que conforman el Observatorio Laboral y Ambiental de Chiloé, OLACH, declaran su preocupación ante la lenta implementación de las medidas anunciadas por las autoridades de Gobierno encaminadas a entregar soluciones reales a la grave situación laboral que afecta a los trabajadores y trabajadoras de la industria del salmón en la X región y también en otras zonas de país.

 

Hasta la fecha, más de 8.000 trabajadores han sido despedidos a causa de la expansión del virus ISA. Pero mientras en materia sanitaria se ha avanzado con una serie de propuestas y modificaciones a las actuales prácticas de cultivo del salmón, en términos sociales sólo ha habido anuncios y nombramiento de nuevos funcionarios, sin que en la práctica se entreguen soluciones reales para mitigar el impacto de la masiva cesantía. En esta materia, la autoridad ha demostrado una total falta de previsión y planificación, pese a que desde hace meses hay indicadores que anuncian que  este problema se agudizará  en el mediano plazo.
 
La situación social que hoy se vive en las regiones salmoneras del sur de Chile, configura una catástrofe de la magnitud de la que se vive en Chaitén, pese a  lo cual las autoridades nacionales y regionales han tomado una postura débil  en ámbitos claves, como el levantamiento de la información necesaria que entregue una real radiografía de la situación actual. En este mismo sentido, se constata una falta de fiscalización en los procedimientos de ejecución de los finiquitos laborales,  en el cumplimiento de los plazos comprometidos por los empresarios para los cierres de centros de cultivo y plantas de proceso, y en el  debilitamiento de los sindicatos y otras prácticas antisindicales que se han manifestado con los despidos.
 
Frente a la actual situación de crisis, el Gobierno se ha dirigido los esfuerzos sólo a los empresarios, anunciando la entrega de créditos bancarios, sin proyectar una estrategia que involucre a todos los actores y una planificación que considere a todo el territorio que se ve afectado por la crisis sanitaria de la salmonicultura.

El Observatorio Laboral y Ambiental de Chiloé hace un llamado a la opinión pública a no confundir y mezclar la crisis económica mundial con la crisis ambiental que se ha desatado producto de la expansión del virus ISA. Ésta última comenzó un año antes que se desatara la coyuntura económica mundial, por lo que no debe ser usada como justificativo por el sector.

La responsabilidad de la crisis ambiental y social no ha sido asumida hasta ahora por los empresarios salmoneros, que sólo se han preocupado de avanzar en los temas sanitarios. Finalmente, reiteramos que no es posible separar el tema ambiental de la problemática laboral y que es urgente que el gobierno y las empresas  asuman una visión más integral y con soluciones acordes a la magnitud de esta crisis.

Canelo de Nos sede sur, Cenda, Fundación Terram y Oxfam en Chile.

Para mayores informaciones:
Prensa Olach, Miguel Sanchez (65) 629 684
Oxfam, Catalina Navarro, 02 2642772 / 9-7332627
Fundación Terram, Luz María Fariña 02- 269 4499 / 08-828 6180