SAN CARLOS (ABN).- Un millón y medio de alevines de cachamas al año es la meta establecida con el proyecto de desarrollo piscícola que se ejecutará próximamente en el estado Cojedes, para impulsar la actividad económica y reforzar la soberanía alimentaria en esta entidad llanera.

 

La información la dio a conocer el gerente de Promoción e Inversión de la Corporación para el Desarrollo de la Región Central (Corpocentro), Horacio Plaza, durante la instalación de las mesas técnicas de trabajo entre esta institución y el Ejecutivo cojedeño.

El funcionario dijo además que el proyecto se ejecutará con el consenso de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) Agrícola, Gobernación de Cojedes y Corpocentro.

Plaza refirió que esta producción “permitirá abastecer a todas las comunidades del estado y del país, pues la cachama es una gran fuente de proteína animal bastante económica'.

Al referirse a las mesas técnicas manifestó que la idea es que las instituciones unifiquen esfuerzos para el establecimiento del plan de desarrollo de la región.

Plaza acotó que basados en La Ley Orgánica de Planificación, se abordó el Plan de Desarrollo Económico del estado Cojedes en seis mesas de trabajo.

Las mesas técnicas de trabajo se enfocaron en las necesidades más urgidas de la entidad, como son la explotación de minerales no metálicos y desarrollo de los sectores agroproductivos, turísticos, industrial, acuícola y forestal.

La cachama es un pez ampliamente distribuido desde el Orinoco en toda la cuenca amazónica, ha representado durante muchos años un excelente, abundante y apetecido producto de la pesca fluvial, principalmente en los ríos Guanare, Portuguesa, Apure y sus afluentes, ofertándose con apreciable abundancia en los mercados locales y algunas ciudades de importancia en el país.

Entre las especies de cachama más importantes económicamente, están: la cachama negra o cherna Colossoma macropomum y la cachama blanca o morocoto, Piaractus brachypomum, en la pesca natural, se han capturado ejemplares de hasta 45 Kgrs.

Los alevines de estos peces, hasta hace muy poco, eran capturados en los ríos, esteros, tributarios y áreas recién inundadas de los llanos venezolanos ya que la reproducción era muy difícil y casi imposible en cautiverio.

En Venezuela se comienzan los ensayos en reproducción inducida por los años 77, coincidencialmente con Colombia y Perú, largos años de ensayo científico ha permitido progresos insustanciales en esta área, y nuevas instituciones han incursionado en la producción de alevines por métodos de inducción artificial.