SANTIAGO (Ecoceanos News).- Walter Sielfeld y Maritza Sepúlveda, Subdirector e investigadora principal del proyecto “Plan de Acción para disminuir y mitigar los efectos  de las interacciones del lobo marino común (Otaria flavescens) con las actividades de pesca y acuicultura de la X y XI regiones”, rechazaron la decisión de la Subsecretaria de Pesca de autorizar a una desconocida empresa la captura de 200 ejemplares esta especie.  

 

Los académicos afirmaron a Ecoceanos News que “no nos parece que esta medida pueda solucionar problemas del lobo marino con los artesanales y salmoneros”. Y afirmaron que “el equipo de trabajo del proyecto FIP, la Directora Doris Oliva y el Subdirector Walter Sielfeld, no han hecho recomendaciones al respecto”.

Explicaron que “los resultados del informe final del señalado proyecto se limitan a señalar que en la XI región la población se ha reducido respecto a censor anteriores y en la X región la población ha aumentado. El proyecto finalizó con la propuesta de un plan de investigación que permita conocer de mejor manera las poblaciones de esta especie en el sur de Chile”.

Y es que a juicio de los investigadores, “sólo a partir de ese conocimiento se podrán dictar medidas en forma responsable sobre un eventual plan de manejo de la especie. Estimamos que un solo censo poblacional como el que se realizó no es suficiente para esos fines”.

“La extracción de 200 ejemplares no afectará la población de lobos marinos, porque probablemente al año mueren más que 200 en redes de pesca, por disparos, arpones u otro sistema de matanza ilegal y clandestina, pero el impacto a la opinión publica, a la imagen de Chile, al consumo de productos chilenos en el extranjero puede tener magnitudes insospechadas”, advirtieron los científicos.  

Agregaron que “debe considerarse que por algo el Fondo de Investigación Pesquera ha destinado fondos para el desarrollo del proyecto FIP 2008-57 “Elaboración de procedimientos para el rescate de especies hidrobiológicas”.

Informaron además que “han cambiado este año (verano 2008/2009) algunas condiciones, puesto que existen algunas evidencias que sugieren que las poblaciones de lobos marinos han disminuido en la X región.  De hecho loberas en el interior de la X región han desaparecido o se ha reducido notoriamente el número de animales, y en Metalqui (la lobera mas grande de Chile) el número de animales en diciembre  fue muchísimo menor a lo visto en años anteriores. Esto puede estar significar que eventuales medidas de captura entrarían a ejercer una presión adicional sobre las poblaciones de estos animales”.

Para los investigadores, “debiera aclararse también las características de los animales que serán o están siendo capturados (machos, hembras, etc.) porque para la población no es lo mismo capturar cualquier tipo de animal”.

PROPUESTA

Walter Sielfeld y Maritza Sepúlveda también plantearon propuestas que difieren con la medida adoptada por la Subsecretaría de Pesca. Los expertos señalaron que “en las costas de Chile varan normal y diariamente muchos lobos marinos (tanto adultos, juveniles como crías) enfermos o en a mayoría de los casos con heridas de distinta magnitud, causadas algunas naturalmente, pero la mayoría en forma incidental en redes, o directamente por los pescadores. Estos animales constituyen un penoso espectáculo para el cual no se cuenta con centros de rehabilitación adecuados. Excepciones son los esfuerzos que se realizan en San Antonio (museo municipal), Iquique (municipalidad), Antofagasta (Universidad de Antofagasta), entre otros”.

“Frente a lo anterior en vez de capturar animales sanos en el ambiente silvestre, la autorización debiera referirse a un permiso de captura y rehabilitación de animales enfermos y/o heridos en un centro de rehabilitación especialmente instalado para estos fines, dado que los animales rehabilitados posteriormente no pueden ser liberados por la impronta humana podrán ser vendidos, canjeados o regalados a  zoológicos y acuarios marinos”, plantearon a modo de propuesta.

Explicaron que “lo anterior ya se ha hecho en Chile (los ejemplares de Iquique y algunos del zoológico metropolitano tienen ese origen) y en el extranjero, y a parte de representar una buena solución al problema, generaría un impacto enorme a la imagen sobre nuestra preocupación por la vida silvestre, que es aún insuficiente en lo que respecta al medio marino (ver informe Ocde/Cepal 2005: Desempeño Ambiental de Chile). Aspectos de ese estilo serán probablemente resultados del informe del proyecto FIP 2008-57 ”Elaboración de procedimientos para el rescate de especies hidrobiológicas” que desarrolla actualmente el académico José Sepúlveda, de la Universidad Católica de Valparaíso".

Fuente: http://www.ecoceanos.cl