De acuerdo con un experto, la escasez de alimentos en el mundo ofrece una gran oportunidad para los piscicultores de Escocia.

 

Hace pocos días las Naciones Unidas indicó que se debe desarrollar la acuicultura para satisfacer la necesidad mundial de proteína de pescado en el futuro; aunque no mencionó el hecho de que sin acuicultura, de demanda nunca podrá ser satisfecho.

Para la industria del salmón escocesa, blanco de lobbies poderosos de pescadores y ambientalistas, esto es una oportunidad de oro. Scott Landsburgh, nuevo presidente ejecutivo de la Scottish Salmon Producers Organisation, es consiente de la necesidad de promover la industria.

“Es importante ser proactivo” explicó Landsburgh. “Necesitamos establecer las metas que deseamos alcanzar. La industria ha tomado medidas importantes en los últimos años, ha habido inversión significativa y somos altamente eficiente. Somos el tercer principal productor de salmones de crianza después de Noruega y Chile.”

Las estadísticas para el 2008 mostraron que el salmón juega un rol importante en el balance de pagos de Escocia. Uno de cada tres salmones es exportado, cerca del 38% de la producción total.

La demanda internacional por pescado se ha mantenido en promedio alta durante los últimos cinco años, siendo los principales mercados para Francia, EEUU, Irlanda, Alemania, Bélgica y Luxemburgo. Mundialmente, el consumo de pescado se ha incrementado en 40% durante los últimos 30 años, durante este periodo en abastecimiento de pescado de captura se ha mantenido estático y algunas han disminuido por problemas de sobrepesca. En esta brecha, la acuicultura ocupa un lugar importante.

El valor de la industria del salmón escocesa (mayormente controlada por noruegos) es mayor a £500m. Aun cuando la acuicultura, una industria joven fundada en los años 70, ha provocado muchas criticas.

Fuente: Times Online