(Comunicado). Taller Internacional “Reducing the impact of exotic aquaculture on Chilean aquatic biodiversity (reduciendo el impacto de la acuicultura exótica en la biodiversidad acuática Chilena), 16 – 21 enero 2007, Puerto Montt, Chile. Estableciendo puentes para una acuicultura sustentable, con miras al 2010, el año del bicentenario.
 

El taller busca producir información científica para conocer cabalmente cómo interactúan las especies exóticas con las nativas, con la finalidad de conocer y monitorear el impacto que puedan tener. “Al disponer de información científica confiable y herramientas para monitorear las especies en el ecosistema, estaremos en condiciones de reconocer un eventual problema y, a la vez, aportar ideas para su manejo en el largo plazo, es decir con sustentabilidad”, profundiza el director del proyecto Darwin Initiative "Reducing the impact of exotic aquaculture on Chilean aquatic biodiversity",[1] en Chile, Dr. Gonzalo Gajardo. “Igualmente, este evento persigue educar sobre el desafío del desarrollo con sustentabilidad, un tema que es transgeneracional y transversal.”

 

El costo de perder una población, más aún de una especie, es incalculable considerando que éstas son productos de un largo tiempo de evolución proceso en el cual interactúan factores genéticos propios de cada individuo, circunstancias demográficas (cambios en los tamaños poblacionales), el azar y el ambiente. Nadie aún puede señalar que consecuencias puede desencadenar esta pérdida en el ecosistema. De aquí que el taller esté en sintonía con el desafío que se han planteado los firmantes del acuerdo de Río de Janeiro sobre biodiversidad, ni más ni menos que reducir la actual velocidad de pérdida de biodiversidad. A la vez apunta a contribuir a que la explotación de los recursos genéticos acuáticos se haga de manera sustentable, que es también parte del acuerdo de Río.

 

Se espera que una industria basada en especies exóticas, como se da en la región austral del país, altere- en un plazo desconocido- la biodiversidad nativa a diferentes niveles: pérdida de poblaciones, de genes o eventualmente de especies. ¿Qué impacto podría tener esto en el ecosistema que sostiene a la acuicultura?  Se sabe que la pérdida de determinados genes en las poblaciones puede disminuir su capacidad de respuesta a un ambiente cambiante y estresante y, eventualmente, conducir a su extinción. A partir de las poblaciones se generan nuevas especies y son por lo tanto fuente de biodiversidad.  

 

Necesitamos herramientas y una base de datos de especies cultivadas, naturalizadas (truchas) y silvestres en el ecosistema para monitorear su abundancia, distribución, sus características genéticas, y una serie de otros aspectos que nos permitan evaluar la salud del ecosistema, en otras palabras  es necesario conocer la capacidad de respuesta de las especies a las perturbaciones. En resumen, se requiere una línea base a partir de la cual monitorear los cambios experimentados por el ecosistema como consecuencia de las actividades antrópicas. Sabemos que muchas especies dulceacuícolas que son únicas para la humanidad, puesto que son exclusivas de estas latitudes, están sindicadas como en peligro de extinción (Libro Rojo). Esto es una responsabilidad tremenda para la ciencia y para todos los usuarios de los servicios que provee un ecosistema. Sabemos además que las especies que habitan sistemas dulceacuícolas son más “ingenuas” a la presencia de predadores foráneos o no-nativos, es decir tienen menos capacidad de respuesta producto de su historia de aislamiento, lo que no ocurre en los ambientes marinos donde las especies responden mejor a los invasores.

 

La Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) en su publicación anual del "Listado Rojo de Especies Amenazadas" en marzo de 2006 evaluó más de 40.000 especies de animales y plantas, demostrando que globalmente el número de especies amenazadas se ha incrementado en más de 50% durante la última década. Casi 600 nuevas especies se identificaron ahora como amenazadas y se declara oficialmente extinguidas a más de 800 especies. Este último "Listado Rojo" reconoce que los humanos son directa o indirectamente la causa principal de la rápida disminución de las especies.

 

Uno de los objetivos del taller Taller Internacional “Reducing the impact of exotic aquaculture on Chilean aquatic biodiversity” es reunir a los grupos de interés frente a la temática (stakeholders), desde empresarios hasta ambientalistas, para discutir y armonizar las posturas de las partes involucradas”, con el único objetivo de beneficiar a una industria en expansión y proteger el ecosistema que la sustenta” señaló el Dr. Gajardo.

El taller es la continuación de un esfuerzo pionero realizado por el Laboratorio de Genética & Acuicultura" el 2003. Se realizará entre el lunes 15 y el jueves 18 de enero en Puerto Montt (Hotel La Península, Chinquihue) y contempla conferencias abiertas a todo público los días 17 y 18 de Enero  para las cuales se cuenta con un selecto grupo de expositores nacionales y un prestigioso panel de expositores internacionales. Para mayor información sobre este taller internacional, se puede consultar en el sitio web del proyecto Darwin Initiative, en http://www.biodiversity.cl



[1] Proyecto que en Chile lleva adelante la Universidad de Los Lagos (Laboratorio de Genética & Acuicultura y Departamento de Recursos Naturales y Medio Ambiente) en colaboración con el Departamento de Ciencias Biológicas, Escuela de Medio Ambiente y Sociedad, de la Universidad de Gales en Swansea, Gran Bretaña (DR. Carlos García de Leániz, Director General del Proyecto).