Galicia (La Voz de Galicia). La Consellería de Innovación e Industria colabora junto a la Compañía Española de Algas Marinas (Ceamsa) en un estudio sobre el uso de los residuos de algas para la recuperación de suelos incendiados, en el que también participan investigadores del departamento de Producción Vexetal de la Universidade de Santiago, así como las empresas Norfor y Calfensa.

 

La iniciativa, a la que la Xunta aporta 94.150 euros, surge por el interés de Ceamsa por conocer los nuevos usos que pueden dársele a los residuos que genera en su proceso de producción, así como en optimizar los ya conocidos.

En este escenario, los investigadores de la universidad compostelana trabajarán en varias líneas. Uno de los objetivos es tratar de aumentar la eficiencia de los residuos de algas como fertilizante.

Otra de las metas es buscar la manera de que los restos puedan convertirse en un regenerador de los suelos forestales incendiados, «xa que supondría unha solución económica para contribuir á recuperación dos montes que, ademais, respectaría o medio ambiente», según informa la Consellería de Innovación.

El estudio probará también la capacidad de regeneración en las hidrosiembras para restaurar taludes en vías de comunicación y escombreras de minas.

Gran utilidad

Según explica la Consellería de Innovación, estos usos son posibles gracias a las características de los residuos de las algas, bajos en nitrógeno y con un «un elevado potencial encalante», que resulta de «gran utilidade nos montes galegos, que teñen normalmente unha acidez elevada que pode conducir a baixos niveis de fertilidade».

El impacto de estos residuos no se limitaría únicamente al desarrollo forestal, sino que también favorecería un rápido establecimiento de una cubierta vegetal en suelos degradados o incendiados. Esta situación dificulta el crecimiento de la hierba.

Según explica una de las investigadoras involucrada en el proyecto, Rosa Mosquera, resulta de gran interés para las empresas porque el objetivo es buscar rentabilidad a los residuos de las algas.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es