(Milenio).- México tiene problemas para exportar productos del mar debido a la crisis global, aseguró el titular de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), Ramón Corral Ávila.

 

Recordó que en el caso de la pesca “nosotros somos autosuficientes y tenemos una balanza positiva en más de 400 millones de dólares. No vamos a tener problema de que van a salir divisas, porque nosotros siempre hemos tenido más ingresos que egresos en materia de pesca, somos superavitarios en materia de exportación”.

En entrevista, el funcionario federal detalló que entre los productos afectados para exportar está el atún aleta azul, que es una de las mercancías más importantes que va a países de Oriente como Japón y que este año tiene problemas serios para colocarse en el mercado.

El abulón, que es un producto que no se vende en gran volumen en las diferentes temporadas del año no se está logrando colocar.

“Nosotros estamos produciendo 20 mil cajas de abulón anuales en lo que es la parte de Baja California, y actualmente hay problemas para colocar cinco mil cajas”.

Agregó que “el problema que se está viviendo ahorita, el más serio, es el de mercado; es por la crisis y es puro mercado internacional. Asia trae problemas, es donde estamos resintiendo fuerte; Japón, China, Taiwán”.

El camarón producto de los más buscados en el país sobre odo en temporada de Cuaresma, también se encuentra en las mismas condiciones, pero en el caso del atún aleta azul y el abulón son dos productos que nunca habían presentado problemas para venderse porque son de poco volumen.

El titular de la Conapesca explicó que en México hay alrededor de 300 especies de mariscos que son comercializados en el mercado interior, pero las especies más fuertes para exportar sólo son: el camarón, el atún aleta azul y la langosta, ésta última que ha mantenido su venta; en cambio el abulón, el mero, la almeja generosa, el pepino de mar y ahora se exporta harina de pescado procedente de la sardina bajaron fuertemente los consumos en el mundo.

Las exportaciones de productos del mar ascienden anualmente a 600 millones de dólares y “si tomamos en cuenta a todos los porcentajes de lo que se ha dejado de vender, posiblemente tenemos 15 o hasta 20 por ciento menos en el comportamiento del consumo”, lo que significaría una reducción de la entrada de divisas.

Fuente: http://www.milenio.com