Se requiere de investigación innovadora en la preparación de alimento orgánico de peces en base a plantas de alto valor proteico, para el desarrollo del cultivo sostenible orgánico de peces en Dinamarca. Adicionalmente, se necesita de la armonización de las regulaciones para la producción orgánica de peces dentro de la EU.  Estas son las principales conclusiones de un informe de DARCOF, acerca de la crianza de peces orgánicos.

 

El cultivo de peces de acuerdo a los principios orgánicos se inició en Dinamarca en el año 2001. Las regulaciones oficiales para la producción orgánica de peces se empezo a trabajar en el 2004, mientras que en el 2005 se lanzó al mercado la primera trucha arco iris danés con la red Ø-label.

La actual producción de trucha orgánica es de solo 120 t, lo que representa el 0,3% de la producción total de truchas en Dinamarca.

Se requiere de investigación para incrementar la producción danés de trucha orgánica, y para afrontar los desafíos que obstaculizan la producción actual. DARCOF, la investigación del centro danés para los alimentos orgánicos y el cultivo, ha iniciado este desarrollo mediante la presentación de un reporte, el cual resume el conocimiento existente acerca de la crianza de trucha orgánica e identifica los desafíos más importantes.

El state organic Ø-label (Etiquetado estatal orgánico), garantiza que el pez ha sido producido usando condiciones bien definidas y controladas. Como corresponde, los peces producidos orgánicamente difieren significativamente de los peces sin el etiquetado. Algunos requerimientos específicos para la producción orgánica de peces en Dinamarca, son:

- Mejorar el contenido de oxígeno en el agua
- Inspecciones veterinarias al menos dos veces al año
- Uso limitado de químicos
- Vacunación contra enfermedades especificas
- Alimentos sin pigmentos artificiales
- La producción orgánica de peces en Dinamarca, es controlado por las autoridades gubernamentales, mientras que en otros países europeos esto es realizado por empresas privadas

Sin embargo, las diferencias significativas existentes entre las regulaciones en los diferentes países, crearon una injusta competencia entre los productores. Una regulación común en la EU puede contribuir a armonizar los costos de producción y mejorar la sostenibilidad de la crianza de peces orgánicos.

Las regulaciones danesas de alimentos para la acuicultura orgánica son muy estrictas y se necesita de investigación en esta área para asegurar la sostenibilidad de la crianza orgánica de peces en Dinamarca. La carencia de una regulación común europea impide la exportación del  alimento orgánico para peces e impide el desarrollo de la crianza de peces orgánicos en Dinamarca.

La sostenibilidad de la producción de peces orgánicos en Dinamarca, esta condicionado por la disponibilidad de los ingredientes orgánicos relevantes para los alimentos de peces orgánicos, por ejemplo proteína de plantas con un alto contenido de proteína digestible.

La regulación danesa solo permite un tratamiento durante el cultivo orgánico de trucha arco iris. En caso de que se requiera tratamiento adicional, el pez solo puede ser comercializado como un pez producido convencionalmente y por lo tanto a precios reducidos. Esta regulación danesa estricta es única entre las regulaciones orgánicas en los países europeos.