SEGOVIA (El Adelantado).- El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León aprobó ayer una partida de 2.430.000 euros para la contratación del proyecto del Centro de Investigación de la Acuicultura que se ubicará en Segovia, concretamente en Zamarramala, en las instalaciones del antiguo silo de cereal del extinguido Sempa, situado en la carretera de Arévalo, cerca del río Eresma.

 

Este centro de la Consejería de Agricultura y Ganadería, cuya creación fue anunciada hace unos meses por la consejera, la segoviana Silvia Clemente, permitirá el apoyo tecnológico y el desarrollo de proyectos en materia de acuicultura. Su construcción se enmarca dentro del acuerdo dirigido a fomentar la inversión pública para incrementar la actividad económica y generar empleo, con el objetivo de paliar la crisis económica en el medio rural. Las obras de construcción tendrán un plazo previsto de 16 meses y permitirán que en 2011 esté en pleno funcionamiento.

El centro, que contará con zonas de cultivo (alevinaje y engorde), almacenamiento de agua dulce y marina, zona seca para laboratorio, almacén y zona administrativa, desarrollará diversas líneas de investigación como las de nutrición acuícola y sistemas de alimentación, la mejora de producción y diversificación de especies acuícolas y la gestión sanitaria y medioambiental.

Su objetivo es servir de apoyo tecnológico y de transferencia de resultados al sector acuícola de Castilla y Len, desarrollando proyectos de investigación aplicada y servicios de asistencia técnica, diagnóstico sanitario y calidad del agua. También colaborará con empresas del sector.

Castilla y León, con sus 35.000 kilómetros de ríos y 45.000 hectáreas de aguas embalsadas, ofrece múltiples oportunidades para el desarrollo de cultivos acuícolas y el impulso de una acuicultura especializada desde el punto de vista tecnológico, económico y comercial. Actualmente, existen 26 piscifactorías de cultivo de agua dulce, con una producción total de 6.000 toneladas.

Además en Castilla y León se encuentran tres de las grandes empresas de piensos para acuicultura del país: la burgalesa Sretting, la palentina Proacua, y la segoviana Dibaq-Diproteg, que es la líder en el arco mediterráneo y la tercera en el conjunto de la UE. Además tiene como objetivo expandir su producción al continente americano y al asiático.

El impulso a la innovación tecnológica en el sector agrario y agroindustrial es uno de los pilares sobre los que el campo sustenta su modernización y uno de los objetivos de la Junta para la presente legislatura. La acuicultura, como sector productivo, ofrece una oportunidad para dinamizar y diversificar la economía rural teniendo en cuenta el gran potencial de Castilla y León en cuanto a la calidad y la extensión de sus recursos hídricos, lo que posibilita además crear empleo y fijar población en el medio rural.

Fuente: http://www.eladelantado.com/