(La Prensa Austral).- En retirada se encuentra la industria salmonera de Ultima Esperanza, que con fuerza había retornado a la zona hace tres años con el anuncio de importantes inversiones.

 

La crisis económica mundial que ha afectado los mercados y el virus Isa que llegó a la zona afectando la producción son dos de las causas de este éxodo.

Una de las primeras industrias en retirarse fue Marine Harvest, que se vio afectada por un brote del virus Isa que se detectó en sus jaulas ubicadas en caleta Délano, a unos 10 kilómetros al suroeste de Puerto Natales, en el seno de Ultima Esperanza.

A lo anterior se sumó este mes la empresa River Fish que contaba con jaulas en el canal Señoret, frente a la ciudad de Puerto Natales. Su producción fue eliminada y embarcada rumbo a Puerto Montt para ser destinada a la producción de harina de pescado.

A ellos se sumó la semana pasada el despido de aproximadamente 20 trabajadores de la empresa NovaAustral de los centros de smoltificación ubicados en Puerto Bories, Puerto Prat y Consuelo.

Un trabajador despedido manifestó que lo anterior se veía venir ante el surgimiento del virus Isa el año pasado. “Desde ese momento surgieron los rumores que se iban a producir despidos, por lo que muchos estábamos preparados, a lo que sumó posteriormente la crisis económica”, indicó, lamentando que muchos padres de familia quedarán sin trabajo en el inicio del periodo invernal.

El pasado viernes llegó un representante de recursos humanos que les entregó los sobres con su despido, donde se pone término a la relación laboral por necesidades de la empresa. Destacó sin embargo que NovaAustral ha cumplido con todas las exigencias legales.

Una situación similar se habría producido en los centros de engorda de Capitán Aracena ubicados al sur de Punta Arenas, donde están operando dos de los seis centros que hubo en su momento.

Crisis en el mercado

La gobernadora María Isabel Sánchez manifestó que hace tres años se produjo la llegada con fuerza de estas industrias, lo que se vio con temor por parte de la comunidad local.

Por lo anterior el gobierno tomó medidas y ordenó realizar un estudio del borde costero, con lo que se busca ordenar su uso.

“El gobierno ha puesto todo de su parte para que la industria se desarrolle de manera sustentable y armónica con el resto de las actividades productivas”, agregó.

Por ello dijo que “el hecho que haya un par de empresas que estén en este minuto cerrando, obedece principalmente a un tema de mercado, una de ellas que se va trasladando con sus funciones a Tierra del Fuego. La otra tenía bastante poco movimiento acá y también se está trasladando”.

Esperanzada acotó que una vez superada la actual crisis económica mundial, los mercados que se han mantenido cautos, volverán a comercializar este tipo de productos y retornarán las expectativas de desarrollo en este ámbito.

“Para ese entonces vamos a estar preparados, con estudios acabados sobre el uso del borde costero y preparados para el desarrollo armónico de esta industria”.

Reconoció que en su momento el “pánico” que hubo a nivel local tenía su sustento en lo sucedido en la Región de Los Lagos, donde se produjo un impacto negativo en el medio ambiente. Por lo que consideró atendible la preocupación que existía a nivel local, sobre todo porque se sustentaba en una real preocupación por el medio ambiente que es uno de los principales patrimonios con que cuenta la provincia.

Por ello inmediatamente se realizaron seminarios y encuentros, tanto con la comunidad organizada como con los representantes de las empresas salmoneras.

Lamentó el impacto negativo que produce el cierre de estas industrias en la ocupación de mano de obra. Informando que el gobierno ha dispuesto la realización de una serie de obras para absorber la cesantía.

Planta procesadora

También ha tenido dificultades la empresa Acuimag en el procesamiento de su producción que ha debido enviarla a la ciudad de Chacabuco.

Acuimag trabaja en sus propias concesiones que son bahía Perales, Batone, Donoso, junto a laguna Sofía que está sin operaciones y caleta Délano.

El jefe provincial (s) de Sernapesca, Humberto Provoste, manifestó que la producción deben enviarla a Chacabuco porque “no hay plantas en Ultima Esperanza autorizadas con la normativa de contingencia Isa. No cuentan con esas plantas de tratamiento de los Riles”.

En este momento la pesquera Edén se encuentra trabajando en construir una planta que cumpla con las exigencias sanitarias para elaborar parte de la producción de Acuimag, que lleva dos meses en la cosecha.

Por su parte la empresa Nova Austral opera en Puerto Bories, Puerto Consuelo, Puerto Prat donde produce small (etapa juvenil del salmón) y la engorda la realiza en Capitán Aracena al sur de Punta Arenas.

También se encuentra en la provincia la empresa Congelados del Pacífico que trabaja en el estero Ultima Esperanza (a la salida del río Prat) y que está dedicada a reproductores.

Infructuosamente se intentó tener una opinión sobre el particular de SalmonChile -sin resultados hasta el momento- que es la Asociación de la Industria del Salmón de Chile A.G. agrupación que reúne a las principales empresas productoras y proveedoras de la industria salmonicultora de Chile.

En la actualidad, cuenta con un total de 76 empresas asociadas que representan más del 90% del total de las exportaciones de salmón y trucha del país.

Fuente: http://www.laprensaaustral.cl