Una piscigranja en el oeste de Noruega se encuentra bajo investigación, después de ser identificado por el Institute of Marine Research (IMR) como el lugar de donde escapan los salmones. Este es el primer ejemplo de métodos de ADN que están siendo usados para rastrear las fuentes de escapes de los salmones.

 

En septiembre, IMR empezó a asistir a la Norwegian Directorate of Fisheries para determinar de donde escaparon un número inusual de salmones, los mismos que fueron recapturados en la costa oeste de Noruega.

El Directorate tomo muestras de todos las piscigranjas en el área y los envió al IMR en Bergen. Las muestras de los peces que escaparon también fueron recolectadas y analizadas.

Los resultados indicaron que la mayoría de los peces recapturados se escaparon de una jaula específica, y que es altamente improbable que los peces que escaparon provengan de otras piscigranjas.

Un gran paso científico

En los últimos años, IMR ha venido probando el uso de los métodos de ADN para rastrear la granja de origen de los salmones que escapan. La investigación actual es considerada como un gran paso, debido a que esta es la primera vez en que estos métodos han sido usados para identificar exitosamente la fuente de donde escaparon los salmones.

Simposio en julio

Los potenciales efectos geneticos de la acuicultura sobre las poblaciones de peces naturales, serán discutidas en Bergen durante el 2 al 4 de julio del 2007, durante el International Symposium on Genetics Impacts from Aquaculture: Meeting the Challenge in Europe.