(AFP).- La compañía noruega Marine Harvest, considerada la mayor empresa salmonera del mundo, se comprometió este lunes a cerrar una de sus instalaciones en el sur de Chile en respuesta por reclamaciones indígenas por contaminación de las aguas de su comunidad.

La empresa confirmó que dejará las instalaciones que posee en la comunidad de Ancud en la isla de Chiloé -1.100 km al sur de Santiago- debido a la demanda de la comunidad huilliche Coñimó Lamecura, que la acusa de usurpar territorio histórico.

Según informó el Observatorio Laboral y Ambiental de Chiloé (Olach) en su sitio web, la empresa señaló a través de una carta que en un plazo máximo de cinco meses retirará dos balsas jaula y otras instalaciones en las cercanías de la playa en la bahía de Coñimó, en Ancud.

La comunidad Coñimó Lamecura, de unos 250 habitantes, mantiene desde hace tiempo un litigio con la salmonera, a la que acusan de "usurpar un territorio histórico del pueblo indígena donde el mar ha alimentado a su población con abundantes peces, algas y mariscos".

"Hemos observado una grave contaminación en las aguas producto de los sedimentos de las bolsas jaulas en la bahía, afectando las concesiones de algas y cultivos de mariscos del sindicato de pescadores huilliche", señaló Alex Caicheo portavoz de la comunidad.

Por su parte, Orlando Allarcán, el jefe de la comunidad, indicó que las leyes indígenas no han sido respetadas y mostró su confianza en que con el acercamiento de la empresa "se pueda reparar el daño causado a la gente y al medioambiente".

La noruega Marine Harvest posee otras cuatro sucursales en el sur de Chile, país donde la industria salmonera genera unos 50.000 puestos de trabajo, en unas 2.000 empresas.

En 2007, las exportaciones chilenas de salmón totalizaron 2.241,7 millones de dólares.