HUELVA (EFE).- Más de 40 delegados de países miembros del Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) participan desde en Punta Umbría (Huelva) en la reunión anual de este organismo en la que se está analizando el origen e incidencia de las algas nocivas en especies marinas del Atlántico Norte.

El ICES es una organización no gubernamental que trabaja con la comunidad científica internacional de 20 países miembros y su función es coordinar y promover investigaciones marinas en el Atlántico Norte.

La reunión ha sido organizada por el Laboratorio de Control de Calidad de los Recursos Pesqueros de la Consejería de Agricultura y Pesca, que colabora con la institución desde 1997 y después de que por primera vez, el grupo de trabajo sobre algas nocivas del ICES, haya elegido celebrar su reunión anual en Andalucía.

Según han explicado a EFE fuentes de la Consejería, el grupo representa un importante foro de análisis y debate sobre la formación y desarrollo de los episodios nocivos y en él se exponen y actualizan los sucesos registrados en toda la región suratlántica durante el año 2008.

En Andalucía, la práctica totalidad de la producción marisquera proviene de bancos naturales que se distribuyen a lo largo del litoral.

También, en los últimos años, el sector acuícola está experimentando un desarrollo importante, siendo el mejillón la especie que presenta un mayor interés entre el cultivo de moluscos.

La explotación de dichos recursos está condicionada, en muchas ocasiones, por la presencia de toxinas cuyo origen se encuentra en el fitoplancton, alimento de los moluscos bivalvos.

La presencia en las zonas de producción de especies tóxicas de fitoplancton tiene una incidencia acusada en la región suratlántica, ya que su cierre afecta a bivalvos de gran valor comercial como la chirla y la coquina, lo que ha supuesto en los últimos años una importante limitación para su explotación.

Los episodios tóxicos ocurren de manera muy similar en toda la costa atlántica y las especies del fitoplancton son prácticamente las mismas.

Es por ello que este encuentro, en el que participarán expertos de Francia, Estados Unidos, Canadá, Alemania, Irlanda, Escocia, Inglaterra, Dinamarca, Holanda, Suecia, España y Finlandia, entre otros, aportará conocimiento y promoverá la interacción de diferentes disciplinas que ayudarán a mejorar la gestión de su impacto.