(La Tercera).- La industria del salmón podría tardar cuatro a cinco años en recuperar el nivel de producción que registró en 2007, como consecuencia del virus ISA. Esa es la estimación de Alvaro Jiménez, gerente general de Marine Harvest Chile, una de las principales empresas del sector en el país y que este año perdería su sitial por la caída de su producción.

"Probablemente, en unos cinco años la industria volverá a los niveles (de producción) que tuvimos en 2007. Puede que cambiemos antes el sentido de la curva y empecemos a crecer, pero cinco años es un tiempo perfectamente razonable para pensar en que retomaremos el nivel que tuvimos antes", dice el gerente.

Jiménez proyecta que su compañía bajará su producción en el presente año a un tercio respecto de lo que anotó en 2008. "Pasaremos desde unas 90 mil toneladas a menos de 30 mil", precisa el ejecutivo, quien estima que la industria vivirá una situación similar. Y para 2010 espera que se toque fondo, para retomar la producción hacia 2012, aunque con niveles menores en un comienzo.

Marine Harvest tiene su producción de salmón prácticamente congelada hoy. No está introduciendo nuevos peces al mar para la engorda y tiene unos 10 centros productivos operando, de los 40 que tenía antes del ISA. Esa decena está en diferentes fases en relación al virus, sobre todo en calidad de sospechosos.

La compañía noruega, para sobrevivir en Chile, tomó decisiones como centrarse en la producción del salmón atlántico, descartando truchas y coho, por el momento. Además, está enfatizando sus actividades en productos de mayor valor agregado, como la producción en sus plantas de salmones ahumados o porciones para retail, lo que ha frenado en cierta medida la disminución de personal. La firma llegó a tener 4.000 empleados, mientras que ahora tiene poco más de 2.000.

La firma aprueba lo hecho por la autoridad para salir de la crisis, aunque está a la espera de la resolución final que adopte el gobierno sobre los barrios y los reglamentos sanitarios. "Hemos bajado fuertemente el ingreso de peces al mar, porque los niveles de riesgo, sobre todo a fines de 2008, fueron altísimos", dice. Y añade que si bien la masa de peces en el mar es muy baja, eso permite mayor control de patógenos. Además, cifra esperanzas en la aparición de tres vacunas. "En los próximos 60 días habrá unas tres disponibles, aunque hay que probarlas primero".

La empresa, en tanto, no tiene contemplado vender ni entregar centros en áreas de la empresa donde es mayoritaria, según el profesional.

Fuente: http://www.latercera.com/