(Diario El Progreso). La cría artificial de peces en el estado Bolívar, y especialmente en los municipios Heres, Caroní y Gran Sabana, ha desarrollado un puntual interés en productores del campo, haciendo que la actividad piscícola se convierta progresivamente en rubro bandera en la economía local.

 

Así lo afirma Rafael Franco, coordinador de asistencia técnica agrícola vegetal y jefe de la Oficina de Asistencia Técnica Agropecuaria de CVG, en Ciudad Bolívar, quien asegura que la piscicultura podría lograr un desarrollo sustentable de las tierras en estas zonas.

Franco explica que en el caso del municipio Gran Sabana, la empresa tutelada CVG Edelca, desarrolla el proyecto Mayú que dentro de sus componentes contempla la formación de las poblaciones indígenas en la cría artificial de peces; mientras que, en Caroní y Heres se ofrece asistencia técnica a los productores, quienes son orientados sobre los rubros que pueden desarrollar en sus tierras.

Haciendo efectiva esta asesoría, los días jueves 29 y viernes 30 de marzo, CVG realizará un taller inductivo dirigido a los productores con deseos de desarrollar la cría artificial de peces, con el fin de dotarlos de conocimientos básicos sobre la piscicultura y organizarlos para que conformen núcleos de desarrollo endógeno desde sus fincas.

Luís Pinto, instructor del taller y perteneciente a la Gerencia de Desarrollo Agrícola, destaca que “un productor no puede tratar de reproducir peces sin la ayuda necesaria”, por lo que es puntual la inducción.

Según el instructor los productores, al obtener la asesoría y poseer espacios privilegiados dentro de sus fincas, pueden crear un núcleo de actividades interrelacionadas que generen empleo y un mayor margen de ganancia.

“Un criador de porcinos, por ejemplo, que a la vez tenga en su finca, hortalizas y una buena laguna, puede convertirse en un piscicultor y darle valor agregado a cada uno de los espacios de tierra”, acotó.

Para la actividad piscícola, según el experto, sólo es necesario contar con una laguna y con los conocimientos elementales de la actividad, puesto que la inversión es mínima, el asesoramiento lo ofrece la Corporación y los niveles de ganancia son considerables.

Franco explicó que para participar en este taller inductivo, el productor debe invertir treinta mil bolívares, que son revertidos al participante con la entrega de un manual sobre piscicultura y un certificado de asistencia. Las inscripciones están abiertas a partir del lunes 26 de octubre en las oficinas de Asistencia Técnica, ubicadas en el edificio de CVG en Ciudad Bolívar.

Lo trascendental de la decisión del productor agrícola en convertirse en piscicultor, es que CVG puede ofrecer asesoramiento para la obtención de créditos a través del Fondo de Producción Social o de cualquier otro organismo crediticio del Gobierno nacional, si el desarrollo piscícola es a gran escala.

Fuente: http://www.diarioelprogreso.com