SANTIAGO (Invertia).- El pasado miércoles 1 de abril se realizó la primera cosecha de salmones cultivados en jaulas confeccionadas con mallas de cobre. Ésta forma parte de una experiencia piloto para la salmonicultura chilena, la cual se está desarrollando en las instalaciones de Patagonia Salmon Farming, Bahía de Ilque, en las cercanías de Puerto Montt. 

El proyecto, con una inversión superior a los tres millones de dólares, es una iniciativa conjunta impulsada por Codelco y la ICA (International Copper Association), y es desarrollada por un Consorcio Tecnológico que lidera la Universidad de Concepción.

"El uso de mallas de cobre en la salmonicultura en Chile es una innovación tecnológica que mejora la productividad, el aspecto sanitario y las operaciones en los sitios de cultivo", afirma Víctor Pérez, director de Marketing de Codelco.

Hoy, tras un año desde el inicio oficial del proyecto, se han obtenido los primeros resultados, la exitosa cosecha de cerca de 60 mil truchas salmonideas.

Los asistentes a la Cena Cesco realizada ayer en el Club Hípico, en el marco de la 8ª Conferencia Mundial de Cobre, tuvieron la oportunidad de disfrutar de los primeros ejemplares de salmones cultivados en jaulas de malla de cobre.

Mejora la productividad y bioseguridad Uno de las problemáticas que enfrenta la industria salmonera son las jaulas en que viven los peces en su etapa de crecimiento. Por distintas razones, a éstas se adhieren algas, moluscos y bacterias que afectan el rendimiento y crecimiento de los peces. `

Este mal, conocido como fouling, ocurre en las redes de plástico que se utilizan para la crianza de salmones, obligando a cambiarlas, limpiarlas y repararlas cada dos o cuatro meses, lo que provoca alto estrés en los peces y afecta la producción.

En la prueba piloto de las nuevas mallas, construidas de una aleación de 65% cobre y 35% zinc, "no hubo fouling, bajó la tasa de mortalidad, hubo mejor oxigenación y, lo más significativo, que no hubo pérdidas por ataques de lobos marinos, que comúnmente rompen las mallas tradicionales de nylon", asegura Víctor Pérez.

El director de Marketing de Codelco también resalta la posibilidad de reciclar el cobre utilizado. "Este modelo apunta a construir jaulas que se puedan arrendar a los salmoneros. Es decir, que nosotros podamos prestar el cobre por el tiempo de vida útil de la jaula (que es de 4 a 5 años) y luego recuperar el metal para construir nuevas jaulas. Esto es muy notable, porque te permite hacer competitivo al cobre frente a un material sustituto como el nylon", sostiene el ejecutivo.

Paralelamente, se está impulsando la aplicación de cobre en otros puntos de la cadena productiva del salmón, como los estanques de las pisciculturas, las bateas para el cultivo de ovas, los filtros de los sistemas de recirculación, las tuberías de transporte de peces, los bins, revestimiento para los wellboats, entre otros.

El ejecutivo explica que las aplicaciones anteriores podrían entregarle a la industria salmonera el concepto de bioseguridad que en estos momentos requiere de manera urgente. "Nuestro desafío es adaptar esta tecnología en términos estructurales y operacionales para aplicarla en la industria salmonera nacional de forma integral, es decir, desde la ova al salmón", señala.

El siguiente desafío del proyecto es completar las pruebas en todo el ciclo productivo de los salmones. "Nosotros partimos esta primera prueba con salmones de un kilo. La siguiente etapa es comenzar con peces pequeños, que son salmones de aproximadamente 150 gramos y ver su comportamiento hasta su cosecha, cuando pesan cerca de tres o cuatro kilos", concluye Pérez.

Un proyecto conjunto La idea de realizar este proyecto nació en el año 2004, a partir de la iniciativa conjunta de la International Copper Association (ICA) y Codelco, para promover el uso de jaulas con mallas de aleación de cobre en la salmonicultura en Chile.

Actualmente, el proyecto se está desarrollando bajo un Consorcio Tecnológico liderado por la Universidad de Concepción, entidad que gestionó en 2006 la adjudicación de un subsidio de Conicyt para su co-financiamiento. Los otros miembros del Consorcio son Codelco, a través de su filial Copper Technology Investments, ICA, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Fundación Chile y Sitecna.