(5 Septiembre).- El aumento de las zonas muertas en los océanos por la falta de oxígeno, hace necesario el desarrollo de la cría intensiva de peces de agua dulce en estanques, una tendencia creciente a nivel mundial para atenuar los bajos índices en las capturas de pescado en plataforma.

Cerca del 20 por ciento de la proteína animal consumida por los humanos proviene del pescado. De ahí que la acuicultura represente la vía segura para obtener ese nutriente.

En Cienfuegos, una de las principales vertientes de esta rama está en la producción de clarias. La Unidad Empresarial de Base (UEB) Galindo, ubicada en el municipio de Abreus, constituye un puntal en la ceba del pez gato. Sus trabajadores, 38 en total, se alistan para la cosecha, la cual iniciará a mediados de abril.

Según declaró José Manuel Pérez Ramos, director de la UEB, desde septiembre comenzaron a sembrar los alevines, unos 30 000 por hectáreas, en 13 de los 16 estanques con los que cuenta la unidad. Las muestras estudiadas, vaticinan la recolección de alrededor de 20 000 kilogramos del animal por alberca.

"Las crías llegan aquí con un peso promedio de 50 gramos, y luego del proceso de engorde, alcanzan el kilogramo. Los alimentamos con subproductos animales procedentes de la industria pesquera y con pienso. Pero tenemos la idea de potenciar la primera fuente de nutrición, por resultar mucho menos costosa", comentó Pérez Ramos.

La de 2009 será la primera experiencia de la UEB Galindo en el cultivo de clarias, pues anteriormente los criadores de esa zona pesquera se dedicaban al desarrollo de la tilapia y algunos ciprínidos. Con la finalidad de aprovechar bien el área cultivable, en los tres estanques hoy sin uso, pronto emprenderán el alevinaje de tencas y amuras. Una vez adultos, los dispersarán por los diferentes reservorios de la provincia.

Aunque se estrenan con la ceba de clarias, criadores, técnicos y médicos veterinarios de la "Galindo", están debidamente capacitados para tal producción, y con vistas a mejores resultados, implementaron medidas ambientales. Entre ellas destacan la colocación de filtros a la salida de los embalses y en los canales de abasto para impedir el escape del animal, así como el freno a la capacidad del agua, la cual no debe sobrepasar el 100 por ciento.

El pez gato tiene una amplia distribución geográfica en el mundo y existen diferentes especies dentro del género. Sobresalen el Clarias macrocephalus y Clarias gariepinus, esta última originaria de África. Cuba introdujo ambas desde Asia entre los años 1998 y 2000.

Si bien algunos rehúsan consumirlo, el clarias constituye una buena alternativa para incrementar las ofertas acuícolas de la red de pescaderías, pues su carne es buena y altamente nutritiva. Posee características ideales para el cultivo: rápido crecimiento en aguas cálidas con altas densidades de siembra, elevado rendimiento, fácil domesticación, resistencia a condiciones ambientales adversas y eficiente conversión del alimento consumido en masa muscular.

Fuente: http://www.5septiembre.cu