Panamá se encamina a tener el primer proyecto en América dedicado al cultivo de peces en jaulas sub-acuáticas de manera industrial. 

El proyecto, impulsado por la empresa Pristine Oceans S.A., es una nueva alternativa para la acuicultura que utiliza el mar como medio de crianza, en vez de estanques en tierra. Así, las especies se producen en ambientes lo más parecidos a su hábitat natural, “que es lo que se busca en cualquier cultivo”, dijo Richard Pretto García, gerente de Pristine Oceans.

La cobia —especie pionera del proyecto, que actualmente se comercializa poco en Panamá— es un pez de cocina gourmet, dijo Lucas Dawkins, coordinador de proyectos de la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología, institución que le dio el premio de Innovación Empresarial 2008. “No puede cultivarse en estanque por que es muy susceptible a enfermedades”, precisó.

“Claro que se pueden tener en estanques y bombear agua, pero no tiene sentido agarrar un pez del mar y producirlo en la tierra, dejando el mar ocioso”, dijo Pretto.

La tecnología

Tres jaulas de 34 metros de diámetro, que albergan hasta 46 mil cobias, están hoy sumergidas a 30 pies por debajo de nivel del mar en Puerto Lindo, Colón. Esto permite, incluso, el tránsito de barcos por encima de las fincas.

Otras 6 esperan en tierra hasta que los alevines —cultivados en estanque— estén listos para ser trasladados. Después de un año de vida alcanzarán unas 30 libras y podrán comercializarse.

La técnica, con materiales provenientes de Estados Unidos, Australia, Chile y Perú, consiste en sumergir las jaulas en el mar con un dispensador automático de alimento.

Esto ofrece una alternativa sostenible frente a la sobreexplotación de recursos acuáticos y la extinción de especies que se está dando ahora, agregó Pretto.

Además, no es competencia para la pesca artesanal, ya que no extrae nada del mar y no afecta el ambiente, porque no introduce cuerpos dañinos al agua.

Pristine Oceans opera con un memorándum de entendimiento con la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), a la espera de la aprobación definitiva.

Según la ARAP han cumplido con los requisitos, pero requiere la autorización de la Junta Directiva que se reunirá a finales de abril.

Fuente: Diario La Prensa