Vilagarcía (La Voz de Galicia). El criadero de almeja de Punta Quilma aún podría quedarle una oportunidad. La hatchery, parada desde hace ya varias semanas, podría recuperar su actividad si sale adelante el proyecto planteado por un grupo de biólogos de Santiago. Estos se han puesto en contacto con la cofradía de A Illa para exponerles su idea: aprovechar las viejas instalaciones para volver a intentar producir semilla de almeja.

 

La idea parece haber gustado al patrón mayor de A Illa, Benigno Chaves. Tras mantener varios contactos con los biólogos en cuestión, Chaves trasladó a la Xunta la posibilidad de dar un nuevo impulso a la hatchery de Punta Quilma. «Que a nós non nos funcionara non ten que significar que a ningunha outra persona lle funcione. Se esta xente está disposta a probar, será cuestión de darlle a oportunidade», explicaba ayer el responsable del pósito.

De momento, la propuesta ha sido trasladada a la Consellería de Pesca, que se ha comprometido a estudiarla y a analizar su viabilidad. Si desde la Xunta dan luz verde a la operación, el criadero de A Illa podría iniciar una nueva etapa. Disfrutarían así esas viejas instalaciones de una nueva oportunidad: una vuelta de tuerca que, confía Benigno Chaves, lleve a la planta lejos de los malos resultados que hasta ahora han caracterizado los balances económicos que se hacen año tras año. La producción de semilla de almeja sigue siendo una asignatura pendiente en el campo de la acuicultura. De hecho, el criadero de Punta Quilma fue, en su día, una iniciativa pionera para intentar solventar los problemas de materia prima que se empezaban a detectar en el sector marisquero. Pero el gran criadero no dio los resultados esperados, y pronto empezaron a ensayarse otras alternativas, como los microcriaderos del Igafa o pequeñas plantas privadas.

Cantidades menores

Aún así, las cantidades de semilla producidas son escasas, y «conseguir semente segue a ser problemático», según explicaba ayer Benigno Chaves. Por eso, al patrón mayor isleño le parece una buena noticia que haya un grupo de biólogos interesados en sacar el mayor provecho posible a las instalaciones de Punta Quilma. Unas instalaciones que «están aí e sería unha lástima que quedasen en desuso. Poder devolverlle a actividade, e se é para o que naceron mellor, é algo que nos beneficiaría a todos».

En cualquier caso, la pelota está ahora en manos de la Consellería de Pesca. Un organismo que deberá decidir si el acuerdo de colaboración entre los productores isleños y los biólogos interesados en Punta Quilma reúne o no los requisitos necesarios para poder darle luz verde.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es