(AFP).- Un equipo internacional de investigadores decodificó el genoma de dos variedades de algas verdes microscópicas, detectando los genes que les permiten capturar el dióxido de carbono (CO2) y mantener el equilibrio químico de los océanos, según un estudio divulgado el jueves.

Se trata del tipo de alga marina más extendida en los océanos de todo el mundo, desde los trópicos hasta los polos.

Estas algas, que tienen menos de un micrón de diámetro, almacenan el CO2, la luz del sol, el agua y nutrientes y producen glúcidos y oxígeno, explicaron estos investigadores, cuyos trabajos son publicados en la revista Science de este 10 de abril.

Su productividad como fuente importante de nutrientes marinos así como su capacidad de captar el CO2 y de jugar tal vez un papel en el cambio climático convierten estas algas en un objetivo a estudiar, añadieron.

El alga "Micromona es representativa de un grupo (...) de algas verdes cuyos genomas fueron objeto de la mayor cantidad de decodificaciones", indicó Igor Grigoriev, del Joint Genome Institutes, uno de los principales científicos en la investigación. "Con estos cuatro genomas decodificados, dos de Micromonas y dos de Ostreococcus, podemos observar características en la organización de los genomas así como la diversidad entre los diferentes organismos en este grupo", añadió.

El código genético de estas algas contiene informaciones sobre la manera en que la fotosíntesis transformó un planeta estéril en la Tierra que conocemos, indicaron los autores del trabajo.