(La Voz de Galicia).- Medio Ambiente encendió la luz de alarma a mediados del 2007, cuando optó por no renovar la concesión a la depuradora mejillonera gallego-catalana Servimar, asentada en Gerona; e hizo lo mismo con la planta de cultivos marinos Tinamenor, en Cantabria.

El Gobierno amenazó a las empresas con fuertes multas por no cumplir las órdenes de retranqueo. Y abrió los expedientes contra la voluntad de la Generalitat catalana y el Ejecutivo cántabro. Meses después, Medio Ambiente paralizó las sanciones y advirtió a las empresas gallegas (Galicia es la comunidad más afectada por la normativa de protección de la franja de dominio público) que no serían multadas hasta que no se cerrasen las negociaciones, de carácter individual con cada compañía.

Acuicultura y conserva son pilares de la economía gallega

El primer sector facturó en el 2008 cerca de 190 millones de euros. La comunidad autónoma representa el 80% de la producción española del sector de cultivos marinos, con más de 310.000 toneladas anuales. Es el territorio donde se produce más rodaballo (6.000 toneladas al año que suponen ingresos de casi 50 millones de euros), y también el mayor productor europeo de mejillón (300.000 toneladas y 137 millones de euros en ventas). La conserva, con 67 empresas, facturó 1.091 millones en el 2008 y produjo 298.000 toneladas.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/