La Libertad. De acuerdo a información publicada por elsalvador.com, la Asociación de Regantes del Distrito de Riego Atiocoyo Sur teme que el agua del Río Sucio afecte sus cultivos de arroz y peces Las industrias de la zona lanzan desechos al cauce.

 

Es un problema difícil de resolver. La Asociación de Regantes del Distrito de Riego Atiocoyo Sur, en San Pablo Tacachico, teme que las más de 12 mil manzanas de tierra que son regadas con el agua del río Sucio sigan siendo contaminadas, debido a las descargas de desechos que hacen las empresas del área en el cauce.

En Atiocoyo, los más afectados son los piscicultores, quienes explican que la suciedad se debe a que se hacen descargas ilegales de residuos en el afluente, sobre todo en invierno.

Por ahora es un problema latente, porque la naturaleza se encarga de limpiar el río antes de que llegue al Distrito, donde la contaminación es baja y no afecta los cultivos. No obstante, los socios temen que esta situación pronto afecte las siembras.
Los problemas en los Distritos de Riego del país no son nuevos. En los de Atiocoyo Norte, en Nueva Concepción, Chalatenango, y Lempa-Acahuapa, en San Vicente, también afrontan dificultades.

En el caso de Atiocoyo Sur, el agricultor y también productor de peces, Salvador Násser, dijo que deben vigilar constantemente el sector para cerrar las compuertas de los canales de riego y evitar que el agua sucia llegue a los estanques donde se cultivan peces.

Sugirió que lo mejor sería que los empresarios den un tratamiento adecuado a las aguas servidas y desechos, antes de lanzarlos al cauce.

En ocasiones, los pozos donde hay larvas de camarón y tilapia han sido contaminados.

"Muchas larvas y peces desarrollados han muerto", dijo Násser. Él no es el único que se queja en el Distrito mencionado.
Quienes tienen ganado afirman que las vacas en su etapa de embarazo han tenido un parto acelerado debido a la suciedad en el agua.

Como medida de seguridad, la Asociación de Regantes ha instalado varias compuertas metálicas.
Éstas evitan que ingrese agua con lodo o contaminada a los estanques y áreas de cultivo.
Hasta la fecha no han cuantificado las pérdidas a raíz del problema.
Pero les quita el sueño que la situación se vuelva peor, afirman.

Depredadores
Pero no sólo la contaminación perjudica el área del Distrito de Riego Atiocoyo Sur. También hay insectos y aves que se convierten en depredadores naturales.

Por ejemplo, el plan piloto de reproducción del camarón de agua salada también se ve afectado; pese a ello, los participantes esperan tenga el mismo éxito que la siembra de peces, alternativa a la que los regantes han recurrido ante la poca rentabilidad en el cultivo de granos básicos.

La libélula, conocida como "aguja del diablo", deposita sus huevos en el agua, sus larvas son carnívoras y devoran las del marisco. Otro depredador es la garza blanca que se come los peces cultivados.

Pero el ave que más los perjudica es el pato silvestre, el cual se estaciona y habita principalmente en el Humedal Cerrón Grande, que baña los departamentos de Chalatenango, Cabañas y Cuscatlán.

Este animal, como experto nadador, caza los peces bajo el agua y con su pico en forma de garfio persigue las tilapias y alevines en los estanques.

Por ello, los piscicultores emplean cohetes y escopetas para ahuyentar estas aves que dismuyen sus logros.

Cambios
En un principio, la apuesta de los agricultores de Atiocoyo Sur era producir arroz; pero tras años de experimento, comprobaron que cultivar peces les es más rentable.
Y es que a diferencia de los cereales, para vender la tilapia no se necesita intermediarios, pues los mismos piscicultores la ofrecen.

Además, para obtener la cosecha de arroz, vegetales y cítricos deben invertir más tiempo y dinero, y la demanda de éstos es poca en el mercado local.

En el caso del arroz, la mayoría de regantes tiene el equipo para preparar la tierra, pero el cultivo de tilapia y alevines es una opción menos costosa.