Uno de los sectores más afectados por la crisis económica mundial ha sido la industria del salmón. A la notable disminución de las exportaciones se suman  las dificultades de financiamiento de las empresas del rubro y el problema sanitario que generó el virus ISA, situaciones que han provocado millonarias pérdidas para la industria.

Para hacer frente a este complejo escenario el subsecretario del Trabajo, Mauricio Jélvez, anunció esta mañana un ambicioso programa de empleo, capacitación y emprendimiento destinado a esta área productiva. Estas medidas gubernamentales buscan reactivar la complicada situación económica y laboral que atraviesa la salmonicultura.

El costo total del programa asciende a más de 5 mil millones de pesos y se traducirá en 5 mil 150 soluciones que se repartirán en distintos instrumentos de tipo económico y laboral.

La iniciativa comenzará a funcionar a partir de los primeros días de mayo y beneficiarán a los miles de cesantes que ha dejado el sector. Además, tendrá un carácter intersectorial, es decir, estará canalizado a través de áreas distintas a la salmonicultura como infraestructura, salud y educación.

 “Estamos utilizando los instrumentos, financiamiento y todos los mecanismos que tenemos disponibles para atender el problema de estos trabajadores. Esa es una decisión política y social de no dejar a la gente sola expuesta a los vaivenes del mercado sin respuesta a sus demandas” enfatizó Jélvez.

Esto, porque según estimaciones del propio gobierno, para este año se vaticina la pérdida de 8 mil 500 empleos directos en el sector, de los que ya se han hecho efectivos mil 500, de acuerdo a lo indicado por la Dirección del Trabajo.

Pese a que las autoridades aseguraron que el plan contó con el acuerdo de la CUT y de la Confederación Nacional de Trabajadores del Salmón, Javier Ugarte, presidente de este gremio, calificó las medidas como tardías y exigió a las autoridades la creación de más programas de empleos para los próximos meses, periodo en que se podría agravar la situación de la industria.

“Nosotros venimos planteando esto hace mucho tiempo. El gobierno tiene que crear 5 mil fuentes laborales más porque se vienen más despidos”, inquirió el dirigente.

Por su parte, las empresas se han comprometido a revisar cada situación de despido priorizando a los trabajadores con mayor vulnerabilidad social. En tanto, el gobierno espera que las entidades hagan efectiva la voluntad de conservar el empleo a 2 mil 400 mujeres, por lo que se comprometió a financiar su capacitación para mejorar sus competencias de acuerdo a los nuevos requerimientos de la industria.

Mares de cesantes

Respecto del despido de 500 empleados de la empresa salmonera Acqua Chile que se registró esta mañana, la vocera de gobierno, Carolina Tohá, destacó la importante inversión estatal hecha en la industria para impedir este tipo de situaciones.

“Se están generando mecanismos para que las empresas no tengan que recurrir a estas medidas, para que tengan ayuda si tienen problemas económicos, para que tengan acceso a crédito, para que puedan pactarlos a largo plazo y con cuotas más bajas. Por eso, cuando suceden estas cosas nos damos cuenta que pese a todo el esfuerzo que se ha hecho, se continúan efectuando despidos y esa no es una buena señal. No creemos que sea la línea por la que deben enfrentarse las dificultades y vamos a insistir en que en este sector y otros no se sigan realizando estas prácticas”, señaló enfática Tohá.

Cabe destacar que fueron 450 millones de dólares los que destinó el gobierno a la industria del salmón para impedir la proliferación del virus ISA y, de esa forma, mantener los puestos de trabajo de cientos de personas que han sido despedidas bajo el argumento de la disminución de la producción.  Pese a ello las autoridades proyectaron una recuperación del rubro para en dos años más.
 
Fuente: Radio Universidad de Chile