SEVILLA.- El Gobierno andaluz pondrá en marcha un plan de gestión de la anguila europea (Anguilla anguila) que conllevará una moratoria de diez años en su pesca y que contempla importantes medidas de repoblación para impulsar la recuperación de esta especie catalogada "en peligro crítico" por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

De acuerdo con Agrocope su gestión estará coordinada por las consejerías de Medio Ambiente y de Agricultura y Pesca ya que ambas se reparten las competencias relacionadas con la especie en función de que los ejemplares se hallen en una fase de desarrollo situada en aguas fluviales continentales (Medio Ambiente) o en mar abierto (Agricultura y Pesca).

Para facilitar el cumplimiento de las medidas que recoge el plan, la Consejería de Medio Ambiente establecerá una línea de ayudas para el fomento de la acuicultura vinculada a la anguila para los próximos años, por un importe de 960.000 euros, destinado a la mejora de instalaciones, creación de empleo, puesta a punto de métodos de acuicultura, diversificación hacia nuevas especies, medidas de salud pública o a la comercialización.

Con este plan se persigue reducir la mortalidad causada por el hombre y garantizar que al menos el 40 por ciento de esta especie migratoria pueda escapar al mar, ya que es allí donde nace, migra hacia aguas dulces, regresa al mar para desovar y, finalmente, muere en los ríos.

El seguimiento de las medidas puestas en marcha se realizará mediante censos anuales de población y una evaluación en el noveno año de aplicación que determinará la continuidad o el cambio de estrategia de conservación.

No obstante, se establecen excepciones, como las capturas casuales producidas por las tomas de agua en las instalaciones de acuicultura y aquellos casos en los que se concedan autorizaciones supeditadas a un mejor cumplimiento del plan de gestión y circunscritas a la firma de convenios de colaboración específicos.

La moratoria establecida en Andalucía se basa en la constatación de la escasez del recurso, en la aplicación del Plan de Recuperación de la Anguila en Europa y trata de erradicar la ilegalidad del sector extractivo dedicado a la pesca de la angula, compuesto en aguas continentales por unas 100 embarcaciones de construcción artesanal que no cumplen la normativa vigente ni pueden ser legalizadas, y en los múltiples daños a la biodiversidad que causan dichas capturas.

El plan andaluz también contempla la repoblación, por lo que se establece que tanto las explotaciones autorizadas como las instalaciones en las que se produzcan extracciones casuales deberán ceder para este fin un porcentaje creciente de los ejemplares capturados, hasta alcanzar en julio de 2013 una cantidad mínima del 60 por ciento.

Igualmente, el plan dispone actuaciones para mejorar los hábitats y paliar los efectos negativos que la existencia de barreras físicas en los cauces fluviales (presas, embalses o centrales hidroeléctricas) supone para la especie.

Entre éstas se incluyen medidas como la interrupción temporal del funcionamiento de las turbinas de producción hidroeléctrica, la construcción de pasos para anguilas o la ejecución de un plan de transporte desde aguas interiores y continentales hasta otras desde las que puedan completar sus movimientos migratorios.