ANCUD.- Para las organizaciones que integran el Observatorio Laboral y Ambiental de Chiloé, OLACH, los anuncios del Gobierno sobre la nueva entrega de recursos para una campaña de promoción y marketing de la industria del salmón en el extranjero, constituye un nuevo desacierto y una defensa desmedida hacia un sector empresarial que ha desatendido sistemáticamente los derechos laborales de sus trabajadores y el medioambiente en que se instala la salmonicultura. 

La iniciativa bautizada bajo el nombre "El Salmón del Fin del Mundo",  que es apoyada con recursos del comité de Imagen País de CORFO, y la entrega permanente de dineros a la industria son inconcebibles dada las condiciones en las que opera la salmonicultura: a la fecha, y pese a todas las denuncias, la crisis sanitaria, ambiental y el desastre en términos laborales, pareciera que la práctica de promover el marketing es mas prioritario que mejorar las ambientales y laborales.

No es viable que se desarrolle una campaña de estas características mientras en paralelo en la Región de Los Lagos y Aysén existen cerca de 17 mil desempleados que no tienen ni una certeza de su futuro, y se mantiene una grave crisis sanitaria generada por la epidemia del virus ISA. Desde hace más de un año, trabajadores y trabajadoras han denunciado y golpeado diversas puertas en busca de salidas que mitiguen los impactos de la cesantía. A la fecha, las soluciones entregadas no logran cubrir ni siquiera la totalidad de las necesidades sociales y económicas de las personas despedidas.
 
Consideramos que, tanto el Gobierno y entidades como CORFO, debieran apostar por la promoción de actividades que respeten los derechos de los trabajadores y el medio ambiente. Si efectivamente se quiere apoyar esta industria con dineros de todos los chilenos, se debe apostar por la producción dentro de Chile de un salmón de calidad que respete el medio ambiente, y por una industria que promueva prácticas laborales y sociales coherentes con los derechos de hombres y mujeres. Es responsabilidad del Gobierno promocionar normativas para que se cumpla con la protección a los derechos laborales con la misma rapidez y compromiso con que resguarda a la industria.

Por último, es incomprensible y preocupante la reacción interna y externa el desarrollo de una campaña hacia los consumidores de Estados Unidos a través de un Proyecto Chile – Imagen País mientras trabajadores, sindicatos, innumerables organizaciones de la sociedad civil; medios de comunicación, nacionales e internacionales, y diversas investigaciones continúan demostrando y denunciando los problemas de la salmonicultura chilena.

CENDA- Fundación Terram- Canelo de Nos.

Fuente: Prensa OLACH