VIGO (El País).- Con 9.000 empleados en todo el mundo, la multinacional Pescanova se ve fuerte para seguir creciendo en un contexto de crisis económica. Manuel Fernández de Sousa, su presidente, explicó ayer tras el consejo de administración de la sociedad que su estrategia pasa por consolidar los proyectos de inversión que han realizado en los últimos años, en especial en el terreno de la acuicultura. 

Fernández de Sousa recordó que el sector de la alimentación es de los que "menos sufre" la crisis, teniendo en cuenta que el suyo es el segmento de la proteína marina, en auge frente a los productos cárnicos.

Frente al cliente, Sousa aseguró que la caída de los costes de explotación, en especial por la bajada de los precios del petróleo y los cereales, les puede ayudar a defender los márgenes de negocio sin que el beneficio se vea alterado y a seguir aumentando sus ventas este año. En cuanto a los resultados en 2008 incluidos en la memoria aprobada por la junta de accionistas de ayer, el presidente de la multinacional destacó que son los "mejores" de su historia. La facturación se incrementó en 50 millones hasta alcanzar la cifra de 1.343. El resultado bruto de explotación (Ebidta), que ascendió a los 138,4 millones de euros, también fue el más elevado desde el nacimiento de la compañía.

Con todo ello, Pescanova mantendrá el dividendo en 0,45 euros por acción, que podrá hacerse efectivo desde el próximo 5 de mayo. Las ventas de la empresa en España representan el 56% de su facturación total.

Fuente: http://www.elpais.com