OHIO.- Todos los alevinos de bluegill (Lepomis macrochirus) o “chopa criolla” nadan en un tanque y todos parecen iguales. Pero un cuarto de los son “super machos”.

Ellos son importantes para que crezcan en estanques de todos machos, Debido a que los machos de bluegill son dos veces mas grandes que las hembras, los piscicultores podrán proveer filetes de mayor tamaño. Los que generara mayores ganancias.

Han-Ping Wang, investigador principal del Laboratorio de Acuicultura en Piketon de la Universidad Estatal de Ohio (OSU), esta cerca de alcanzar el objetivo usando un proceso que empezó convirtiendo a todos los machos en hembras.

El introdujo estrógeno a los tanques de bluegill que tenían poblaciones naturales de mitad machos y mitad hembras. En las  cantidades correctas, las hormonas convirtieron a todos los peces en hembras que producían huevos.

Entonces Wang dejo a la genética asumir el control.

Primero, una introducción rápida en genes y genero: los machos genéticamente tienen un cromosoma X y un cromosoma Y; mientras que las hembras tiene los dos cromosomas X.

Si el cromosoma Y del macho se enlaza con el cromosoma X de la hembra, la descendencia es machos. Sin el cromosoma X del macho se enlaza con el cromosoma X de la hembra, la descendencia son hembras.

En la naturaleza, cerca de la mitad de los alevinos son machos y la otra mitad se convierten en hembras.

Pero ¿Qué sucede cuando el macho pone huevos?

Aun cuando ellos ahora producen huevos, la mitad que se inicio como machos mantienen sus cromosomas X y Y después del tratamiento hormonal.

Aquellos peces depositaron sus huevos el ultimo invierno, y machos sin tratamiento los fertilizaron.

El resultado: la mitad de los descendientes serán machos con un cromosoma X y un cromosoma Y. Un cuarto serán hembras con dos cromosomas X. Pero el otro cuarto serán “super machos” con dos cromosomas Y.

“Esto es lo que necesitamos” dijo Wang.

Wang ahora conoce que solo el 75% de los peces en el tanque son machos. Pero aun no se pueden diferenciar, así que deberán realizar pruebas genéticas para revelar el genero. Pero el no conoce cuales son los machos que tienen la doble combinación de cromosomas Y.

Cuando tu pones machos YY en tanques con hembras XX, es probable que cada descendiente obtenga un cromosoma Y del súper papa y un cromosoma X de mama.

En el próximo paso, Wang ubicara a machos individuales en tanques de reproducción con hembras. Donde el obtenga una descendencia todo machos, le permitirá identificar al macho con dos cromosomas Y.

Wang es consciente de la preocupación sobre el tratamiento hormonal del alimento y de las hormonas que escapan al ambiente en donde ellos pueden afectar la reproducción naturales de las especies. Pero el indica que este método remueve el tratamiento hormonal en la granja.

Wang también esta probando vías en donde no se usen hormonas para convertir a todos los bluegill en machos; simplemente a través del control de la temperatura del agua en las primeras semanas del ciclo de vida; el ha logrado obtener hasta un 90% de machos.

Fuente: Columbus Dispatch