AZUA (El Caribe).- La misión técnica de Taiwán y la Secretaría de Medio Ambiente reactivaron el proyecto de reproducción de camarones marinos, que además de la crianza apunta a ser  una herramienta para promover el turismo sostenible.

Su objetivo es esencialmente experimental y no comercial, aunque personas como el secretario de Medio Ambiente, Jaime David Fernández Mirabal, opinan que debe convertirse en una empresa de carácter social para que sea autosostenible.

El proyecto cuenta con una extensión de 37 hectáreas y un espejo de agua de 15 estanques, distribuidos en 12 depósitos de 7 mil metros cuadrados y tres estanques de 3 mil metros cuadrados, con una capacidad de reproducción de 35 mil libras por año de camarones, según explicó Franco Tsai, técnico de la misión de Taiwán.

El embajador de la nación extranjera, Isaac Tsai, sostuvo en el acto de reapertura de la estación, que con el paso de las tormentas Noel y Olga en el 2007 las fincas de camarones fueron destruidas, “pero el esfuerzo arduo y decidido de la Misión y el Gobierno dominicano permitió recuperarlas”.

El laboratorio del centro tiene una capacidad de producción de 10 millones de post-larvas de camarón Litopenaeus vannamei y 10 millones de post-larvas de Macrobrachium rosenbergii anual.

En él también se realiza el cultivo de micro algas todo el año, las cuales sirven de alimento a las diferentes etapas larvarias del camarón.

Mantener el proyecto de camarones implica unos 250 mil pesos mensualmente.

Iniciativa tiene resultados

En la estación ubicada en Azua se imparten dos cursos por año sobre reproducción y cultivo de camarones marinos Litopenaeus vannamei y camarones de agua dulce Macrobrachium rosenbergii, dirigido a técnicos, acuicultores y profesionales del área.

En el mes recién concluido se obtuvieron 1,500 libras de L. vannamei, pero para los próximos días se esperan mejores resultados de las cosechas.

Funcionario asume serio compromiso

El secretario de Medio Ambiente, Jaime David Fernández Mirabal, se comprometió con la embajada de Taiwán a asumir plenamente el proyecto de camarones con la asesoría técnica de los taiwaneses, para, además de convertirlo en un modelo de producción, generar otros valores agregados.

“Incluso, buscamos instalar todo un sistema de paneles solares y energía eólica, para lo cual debe buscarse una compañía taiwanesa. Nosotros pagamos los costos que se requieran para instalar ese sistema y reducir los gastos en esta estación”, dijo Fernández Mirabal.

Fuente: http://www.elcaribecdn.com.do