Un estudio federal publicado ayer explicó por primera vez la relación entre las emisiones mundiales de mercurio y la contaminación del atún y otras vidas marinas en el océano Pacifico Norte.

El estudio de la Geological Survey de EEUU (USGS) documenta la formación en el Pacifico Norte del metilmercurio, una forma altamente toxica del mercurio que rápidamente se acumula en la cadena de alimentos a niveles que pueden causar serios problemas de salud para las personas que consumen alimentos de origen acuático.

Los científicos conocen que el mercurio de la atmosfera puede transformarse en metilmercurio, pero el estudio se concentra en como estas transformaciones se dan.

USGS demostró que el metilmercurio es producido en medio de la profundidad del océano por procesos relacionados a la “lluvia del océano”. Las algas, las cuales son producidas en el agua cerca de la superficie, mueren rápidamente y “caen” hacia aguas mas profundas. Las algas asentadas con descompuestas por bacterias y la interacción de este proceso de descomposición en la presencia de mercurio resulta en la formación de metilmercurio.

Muchos pasos hacia delante en la cadena alimenticia, predadores como el atún reciben el metilmercurio del pescado que ellos consumen, mostro el estudio.

El estudio inesperadamente reveló el movimiento significativamente de amplio rango del mercurio dentro del océano que se origina en el océano Pacifico occidental, frente a la costa de Asia, informo el científico de la USGS, David Krabbenhoft.

“Los investigadores de mercurio típicamente evalúan el cielo para encontrar una fuente de mercurio de la atmosfera debido a las emisiones de las instalaciones de combustión” dijo Krabbenhoft.

“En este estudio, sin embargo, la vía del mercurio fue poco diferente. Además, parece ser que el reciente enriquecimiento del mercurio de las muestras de agua del océano pacifico es causado por emisiones que se originan en precipitaciones cerca de las costas de Asia. Las aguas enriquecidas con mercurio luego ingresan a las corrientes de circulación del océano.

La administración Obama explicó que el estudio demuestra la necesidad de frenar las emisiones de mercurio.

“Este estudio sin precedentes de la USGS es importante para la salud y seguridad de los estadounidenses y la vida silvestre debido a que nos ayuda conocer la relación entre las emisiones atmosféricas del mercurio y las concentraciones de mercurio en los peces marinos” destacó el Secretario del Interior, Ken Salazar.

Los científicos han pronosticado un incremento en 50% en la concentración del mercurio en el océano Pacifico para el 2050, si las emisiones de mercurio continúan incrementándose. Las muestras del agua tomadas por USGS mostraron que los niveles de mercurio en el 2006 fueron aproximadamente 30% mas alto que los medidos a mediados de los años 90.

El estudio fue publicado en la Global Biogeochemical Cycles, que es publicada por la American Geophysical Union. Sus autores incluyen a Krabbenhoft, Sunderland y John Moreau de la University of Melbourne, Australia; William Landing de Florida State University; y Sarah Strode de Harvard University.

Pinche aquí para revisar el documento.

Fuente: Greenwire