GUAYAQUIL (El Comercio).- El desalojo   de las camaroneras, que se instalaron luego de que varias áreas fueron declaradas  zonas protegidas, no se concreta. La Ley de Seguridad Alimentaria establece que todas las camaroneras ubicadas en esas zonas tienen que ser transferidas al Estado, pero no se sabe quién ejecutará el traspaso.

Hasta el momento se registran 4 000 hectáreas y la mayoría se ubica en Churute,  en el vía Guayaquil–Naranjal.  José Centanaro, subsecretario de Acuacultura, dijo que todavía no se realiza ningún trámite, ya que no se define qué entidad se encargará del proceso. “Es un problema jurídico. Si están ubicadas en playas o bahías le corresponde a los marinos y si están en tierras altas no se sabe quién ejecutará”.

Los registros de la Subsecretaría de Acuacultura señalan que en Churute están instaladas entre 2 500 y 3 000 hectáreas de camarón. Según Centanaro, la idea es que se vuelvan a regenerar las áreas.

Para César Monge, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA), la Ley de Seguridad Alimentaria genera problemas porque no específica el tiempo en que se declara la zona protegida. “Apoyamos que si una zona fue declarada protegida y se instalaron camaroneras se transfieran al Estado. Pero si las camaroneras ya existían antes de ser declaradas deben seguir operando”.

Centanaro contó que se respetarán a las camaroneras que operan en las áreas antes de ser consideradas como protegidas. “Churute fue declarada zona protegida en 1968. Si  hay camaroneras que operaban antes de esa fecha no tendrán problemas”.

En cuanto a las camaroneras instaladas irregularmente, suman 44 000 hectáreas y tienen un año de plazo para legalizar sus operaciones. Pero  los datos del Centro de Levantamientos Integrados de Recursos Naturales por Sensores Remotos (Clirsen) señalan que son 70 000 hectáreas las ilegales.

Centanaro dijo  que no hay datos oficiales de las camaroneras ilegales y que los datos de Clirsen no son reales. “Se han comparado varios datos y se dedujo que hay 44 000  hectáreas ilegales que pertenecen a 1 500 usuarios que tienen entre 0,25 a 50 hectáreas”.

Por eso, la Subsecretaría alista un nuevo censo  para  determine  el número de hectáreas que se dedica a  acuicultura (camarón, tilapia, trucha y otros.

Un nuevo censo

Los registros de la Subsecretaría de Acuacultura  sostienen que existen 175 000 hectáreas distribuidas en playas, bahía y tierra.

En Churute se ubican entre 2 500 y 3 000 hectáreas instaladas en las zonas protegidas. El resto de las áreas se ubica  en Esmeraldas y Manabí.

Acuacultura busca financiamiento para realizar el censo camaronero. Tiene dos opciones para ejecutarlo. Alianzas con  universidades y  consultorías.

El censo empezará en un mes y demorará 10 meses. Se utilizarán los censos de la Espol, Dirnea y otros.

Fuente: http://www.elcomercio.com