La Coruña (Agroprofesional). Greenpeace ha presentado hoy sus alegaciones contra la nueva planta de acuicultura que Stolt Sea Farm va a instalar en Porto do Son, así como contra la ampliación de la ya existente en Quimas, en Carnota.

 

Los ecologistas aseguran que los estudios de impacto ambiental de ambos proyectos presentan “graves carencias”, y que han sido declarados de “interés supramunicipal” para agilizar su tramitación.

En este sentido la responsable de Costas de la organización, María José Caballero, ha asegurado que no se han analizado parámetros relevantes como la climatología, la calidad del agua o las corrientes oceanográficas.

Greenpeace considera, además, que estas dos actuaciones contravienen el Plan Sectorial de Parques de Teconología Alimentaria recién aprobado por la Xunta.

María José Caballero, ha denunciado también que esas dos instalaciones afectarán a espacios protegidos por Directiva de Hábitats comunitaria.

Fuente: http://www.agroprofesional.com