GUAYAQUIL (CRE).- El dragado del canal de acceso al puerto de Guayaquil mantiene alerta al sector camaronero, quienes temen que esta limpieza pueda ocasionar que se repita el denominado síndrome de la gaviota que devastó a la industria acuícola del país en 1989.

Por ello, el subsecretario de Puertos, Alex Villacrés, indicó que el actual contrato contempla un permanente monitoreo del sedimento que se succiona, al tiempo de señalar que no está comprobado que el síndrome de la gaviota se haya originado por el dragado.

La draga Francisco de Orellana es la encargada de ejecutar la obra, que consiste en la limpieza del fondo del brazo de mar que se extiende desde la boya uno, ubicada frente a Posorja, hasta los muelles del puerto de Guayaquil.

El dragado del canal de acceso es necesario porque permite mantener una profundidad mínima de 9.60 metros para el ingreso de alrededor de 2.150 buques al año.

Fuente: http://www.cre.com.ec